Presidente Piñera cita a Hacienda a tercera reunión por reforma tributaria

Larraín

Esta será la última cita de una seguidilla de encuentros antes de la cuenta pública del 1 de junio, en la cual se esperan señales más concretas de los cambios impositivos que se pretenden realizar.




La tercera reunión en menos de una semana sostendrá hoy el equipo del Ministerio de Hacienda, encabezado por el jefe de las finanzas públicas, Felipe Larraín; los asesores tributarios, Carolina Fuensalida y Manuel Alcalde; el coordinador macroeconómico, Hermann González; y el director de Presupuestos, Rodrigo Cerda con el Presidente Sebastián Piñera.

El encuentro se realizará en La Moneda cerca de las 13 horas. El objetivo de la cita es seguir analizando los cambios que se incluirán en la reforma tributaria, que según el Gobierno será principalmente una simplificación y modernización tributaria. El propósito de esto apunta a que el debate no se concentre sólo en la rebaja en la tasa de impuesto de primera categoría de 27% a 25% como se estableció en el programa de gobierno, sino que se busca trasladar la discusión hacia la simplificación del sistema.

Esta será la última reunión bilateral antes de la cuenta pública del próximo viernes 1 de junio, ya que el ministro Felipe Larraín debe viajar a Francia a encuentros con la OCDE.

Precisamente esta seguidilla de reuniones tuvo como objetivo de corto plazo llegar con un mensaje más concreto de lo que se pretende realizar para el discurso del viernes. En esa ocasión el Ejecutivo debería fijar los ejes de lo que será su proyecto. El plazo que se maneja para ingresar la iniciativa al Congreso es septiembre, ya que el objetivo de Teatinos 120 es contar con el texto aprobado antes de la Operación Renta 2019.

En las dos reuniones anteriores, de acuerdo a lo informado por el propio ministro Larraín, se avanzó revisando la estructura tributaria, ya que aseguró que el trabajo que está desarrollando no será un "ajuste, sino que una modernización importante, significativa".

Bajo este escenario hoy el gobierno se encuentra en una etapa de definiciones internas. Esto porque el ministro de Hacienda mantiene como opción el incluir en el paquete tributario la idea de bajar gradualmente la tasa de primera categoría, aunque la necesidad de gastos que requiere el Fisco hace perder fuerza a esa alternativa, ya que esta medida traerá consigo menores ingresos entre US$ 900 millones a US$ 1.000 millones cuando esté en régimen.

Además de ese costo fiscal, el factor político lo llevaría a una dura contienda, puesto que los parlamentarios de oposición han adelantado que rechazarán cualquier cambio en tal dirección.

En este contexto, la opción más viable que toma fuerza es que el proyecto no incluya la rebaja del impuesto a las empresas, la que se postergaría para más adelante, y se avance, en cambio, en la simplificación integrando el sistema. Una medida como esta no tendría gran impacto fiscal, puesto que los cálculos del gobierno apuntan a una menor recaudación cercana a los US$ 300 millones por año.

Comenta