Presupuesto Base Cero para eficientar los recursos

8 de abril del 2020/SANTIAGO Ignacio Briones, ministro de Hacienda realizan un punto de prensa en el patio de Los Cañones en el Palacio de la Moneda, tras la reunión con el Presidente de la Republica, para anunciar medidas económicas a trabajadores independientes y las pyme. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

En nuestra mirada, el Presupuesto Base Cero es una enorme oportunidad transformacional en las organizaciones, que permite mejorar la gestión de costos de manera sostenible en el tiempo.




Hace algunos días, el Ministro de Hacienda anunció que para 2021 el Estado realizará un Presupuesto Base Cero que, tal como lo indica su nombre, es una metodología que permite repensar el presupuesto e imaginar las prioridades de gasto desde cero.

Este proceso de elaboración de presupuesto es sumamente detallado y efectivo, pues cuestiona el status-quo, exigiendo a los gestores justificar por qué es necesario cada recurso utilizado en cada categoría de gastos. Además, al aumentar la participación y responsabilidad de los gestores en el proceso presupuestal, hace que la reducción sea sostenible en el tiempo, generando un cambio cultural de gestión eficiente en toda la organización, llevándola a cuidar más sus recursos. De este modo, el Presupuesto Base Cero remece la inercia de un proceso de presupuesto tradicional, donde generalmente se piden recursos adicionales año a año sin una revisión exhaustiva de por medio, removiendo además algunas trampas como, por ejemplo, que los conflictos de interés no permitan llegar al punto óptimo de uso de recursos

Por esta razón, al igual que el Gobierno, diversas compañías en Chile y la región están muy interesadas en adoptar esta metodología, no solo por el impacto que ha tenido la crisis sanitaria en sus resultados, sino también porque muchas de las formas de trabajo tradicionales se han comenzado a cuestionar. ¿Acaso hace sentido continuar con los mismos gastos de oficina que antes? ¿Qué viajes realmente hacen sentido o existen alternativas para reemplazarlos? ¿Qué programas sociales tienen real impacto?, son solo algunas de las tantas preguntas que surgen, haciendo mucho sentido repensar, desde el origen, algunos gastos de las empresas.

Sin duda, implementar esta metodología presupuestaria constituye un gran esfuerzo de planificación y un enorme involucramiento de la organización, sin embargo, el beneficio es muchísimo mayor a los costos. En nuestra experiencia, esto se traduce en reducciones significativas de entre 10% y 25% de los gastos, las que pueden ser perfectamente activadas de manera remota. De este modo, las organizaciones no tienen que esperar volver a la normalidad para comenzar este proceso de cambio, sino que pueden comenzar a trabajar en él desde ya.

En una encuesta que realizamos a más de 100 CEOs junto a AmCham Chile, el 82% señaló que ve la crisis como una oportunidad para transformar el negocio y un 84% cree que una vez que esta termine, la organización no podrá seguir operando de la misma manera. En nuestra mirada, el Presupuesto Base Cero es una enorme oportunidad transformacional en las organizaciones, que permite mejorar la gestión de costos de manera sostenible en el tiempo, constituyendo una potente herramienta para sobrevivir a la fuerte caída de los ingresos de este año y para fortalecer la posición competitiva de cara a la futura reactivación económica.

-El autor es Socio de Virtus Partners

Comenta