Prohibición al salmón en Rusia obliga al gobierno a modificar su estrategia

salmones

El diagnóstico de las autoridades es que ese país se volverá más proteccionista, sobre todo en lo relativo con la producción de proteínas. Ven una oportunidad en apoyar el fortalecimiento de la industria salmonera rusa.


Complejos días vive la industria salmonera nacional, luego que las autoridades sanitarias rusas decidieran bloquear la entrada del salmón proveniente de Chile. Esto, debido a la detección de un antibiótico llamado oxitetraciclina en los peces.

Lo ocurrido llevó a la empresa salmonera Camanchaca a solicitar ayuda del gobierno chileno para que sus productos vuelvan al codiciado mercado ruso. En la empresa reaccionaron con sorpresa ante la decisión.

"Es sospechoso e inexplicable, no tenemos explicación", dijo García, de acuerdo con una nota de Bloomberg, asegurando además que Salmones Camanchaca no ha usado ese antibiótico en varios años.

"Esto se ha transformado en un problema diplomático", afirmó.

Todo esto se suma a los problemas que enfrentan las empresas salmoneras chilenas en China, país que debido al brote de coronavirus ha reducido su actividad portuaria, afectando los envíos de diversos productos y origen, entre ellos, el salmón chileno.

La estrategia rusa

La lectura que se hace en Chile, tanto a nivel de industria como de autoridades, es que la decisión tomada por Rusia forma parte de la estrategia productiva implementada en ese país en los últimos años, que ha elevado las exigencias a la importación de proteínas, con el objetivo de potenciar su industria y dejar de depender de los envíos desde el exterior.

De esto, Chile ya había tenido algunas señales, con restricciones para la carne de cerdo o pollo nacional.

En el caso de la acuicultura, la primera medida tomada fue que la directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, viaje la próxima semana a Rusia, particularmente para abordar la situación de Camanchaca, pero también para comenzar un trabajo conjunto con Rusia.

Al respecto, comentan altas fuentes de gobierno, el plan que tiene Chile es ayudar a Rusia a potenciar su propia industria salmonera, aprovechando el conocimiento y la experiencia acumulada por Chile durante todos estos años.

"Debemos pensar cómo nuestra industria, en los diferentes sectores productivos, puede ser parte del mercado ruso. Para eso, debemos acercarnos y cambiar nuestros formatos de negocio. En el caso del salmón, ofreciendo con nuestros servicios, alianzas estratégicas entre empresas rusas y chilenas, venta de ovas, etc.", comenta una fuente de gobierno.

Comenta