Puntablanca invertirá más de US$210 millones en seis edificios de renta residencial

Socios de Puntablanca Grupo Inmobiliario, de izquierda a derecha: Daniel Neiman, Ignacio Fajardin y Ronald Hirsch. Foto juan farias

La compañía que ha desarrollado toda su trayectoria en la renta de espacios comerciales está moviendo sus fichas hacia la renta residencial, donde ya alistan seis edificios con más de 2 mil departamentos. Además, en estos días están sellando su inscripción en la CMF para emitir deuda pública y están abiertos a nuevos socios.




En 2005, el empresario Ronald Hirsch inició Inversiones Punta Blanca pensando en invertir en el sector inmobiliario a largo plazo. Al vender Foster Jeans a Cencosud en 2006, concentró todos sus esfuerzos en hacer crecer su negocio enfocado en el desarrollo y venta de espacios comerciales, donde desarrolló tiendas de retail con ubicaciones céntricas -en ciudades como Arica, Calama y La Serena- y a pedido. Con el tiempo, evolucionó desde formatos como stand alone y power center, pasando por proyectos mixtos, es decir, con oficinas, estacionamientos y bodegas.

Más tarde, en 2011, Hirsch da un giro en su negocio. En vez de vender y comprar activos, comienza a mantenerlos y administrarlos para generar renta. Hoy la empresa tiene 10 activos comerciales que superan los 120 mil metros cuadrados construidos, con activos administrados en renta comercial estabilizada por sobre los 5 millones de UF (más de US$190 millones). Tienen dos proyectos comerciales en desarrollo, en Maipú y Talagante, y estiman que los próximos años la transformación de los centros comerciales confluirá hacia mayores espacios para logística y tiendas oscuras.

Nueva etapa

Recientemente, la firma renovó completamente su imagen corporativa de cara a sus futuros desafíos, se rebautizó como Puntablanca Grupo Inmobiliario y actualmente se encuentra cursando un nuevo hito en su historia: el registro de su sociedad en la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), de cara a emitir deuda pública que les permita mejorar el financiamiento de sus proyectos.

¿Y cuáles son esos proyectos? Entrar de lleno a la renta residencial o negocio de multifamily, es decir, el control completo de torres de edificios habitacionales destinadas al arriendo.

Hace tres años, los socios de Puntablanca -donde se incluyen también Daniel Neiman e Ignacio Fajardin- visualizaron una oportunidad en el mercado de renta residencial, segmento que todavía es incipiente en Chile.

“Nos estamos enfocando en desarrollar proyectos de multifamily en comunas pivotes, como Ñuñoa, La Florida, Santiago y San Miguel. Estas ubicaciones se caracterizan por estar cerca del Metro y de servicios, además de ofrecer espacios vanguardistas con eficiencia operativa, con foco en la comunidad y la experiencia del arrendatario. Además, estas zonas se logra un mejor mix entre rentabilidad y estabilidad en los pagos”, resalta el socio y exgerente de inversiones inmobiliarias de Banchile Inversiones, Ignacio Fajardin, quien junto a Hirsch y Neiman participaron en la licitación y estuvieron en la lista corta para comprar los mall Espacio Urbano de Walmart en 2015.

El grupo ya está construyendo su primer proyecto multifamily en Ñuñoa, que debiera estar listo a mediados de 2021, y tiene en carpeta otros cinco edificios que están en etapa de desarrollo e inicio de construcción. Estos seis proyectos, que suman 2.200 departamentos, se distribuyen de la siguiente manera: dos en Santiago Centro, dos en Ñuñoa y dos en La Florida, e implican una inversión cercana a las 5,5 millones de UF o unos US$210 millones. Puntablanca hace la gestión desde cero, incluyendo la compra de los terrenos y solo subcontratan las obras de la construcción de las torres.

El socio y gerente general de la firma, Daniel Neiman, proyecta que manejarán 5 mil unidades de departamentos en un plazo de cinco años, momento en el que aventura que esa industria en Chile tendrá 50 mil unidades (actualmente hay 11 mil departamentos de este tipo). “Ahora tenemos el foco más en el multifamily que en la renta comercial”, reconoce.

Respecto a la idea de poder expandir el negocio de renta residencial a regiones o fuera de Chile, Fajardin y Neiman sostienen que lo tienen en mente, toda vez que buscan mayor diversificación. Reconocen que “siempre estamos abiertos a asociarnos con otros actores” y revelan que algunos family offices e inversionistas institucionales ya les han tocado la puerta para poder invertir en conjunto en el negocio de la renta residencial.

En estas semanas en Puntablanca esperan que sus acciones ya estén inscritas en la CMF, lo que les permitirá emitir deuda pública. Hasta ahora se han financiado con compañías de seguros y bancos, donde Puntablanca suele aportar sobre el 50% del capital en sus desarrollos y el resto corresponde a inversionistas cercanos.

Los socios de la empresa expresan que “Puntablanca aspira a ser un referente a nivel nacional con proyectos de renta residencial de calidad y vanguardia, es decir, queremos ser la compañía que ofrece los mejores productos de renta residencial para la vida en comunidad”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.