QRmenu: “Sé qué quieres almorzar hoy”

12/03/2021 JOSE ALALAUF FUNDADOR DE QRMENU EN ENTREVISTA PARA DIARIO LA TERCERA FOTO: DANIEL ARAYA MARTIN

Luego de más de 20 años trabajando en grandes empresas, a José Alaluf le picó el bichito del emprendimiento. Tomó la inteligencia artificial y la sumergió en el mundo de los restaurantes, con la pandemia como el caldo de cultivo perfecto. En cinco meses de vida, la startup ha facturado US$ 400 mil y prepara su primera ronda de inversión.




A fines de los noventa aparecía en escena una tecnología innovadora: los códigos QR. Durante los siguientes años surgieron miles de propuestas para aplicarla, pero su uso se desinfló. Hoy, con un mundo que quiere cada vez menos contacto físico, el QR empezó a reflotar y los restaurantes están siendo mucho más que una prueba de campo.

Con la claridad de esta tendencia, a José Alaluf se le prendió la ampolleta en plena pandemia con QRmenu, una startup que, justamente, está enfocada en solucionar este problema en la industria gastronómica. José conoce esta historia, ya que con 49 años recuerda perfectamente ese noventero periodo de las “puntocom”. Pero él decidió un camino menos arriesgado. Es ingeniero eléctrico y trabajó por 23 años en el mundo de la automatización de procesos en la industria minera, de papel y cementera, entre otras. Durante ese lapso vivió en un centro de excelencia de una multinacional en Suiza, trabajando en la implementación de soluciones de inteligencia artificial (IA) para clientes en Latinoamérica. “Fue ahí donde me picó el bichito de hacer algo propio en Chile, relacionado a cómo la tecnología podría mejorar el desempeño de algún sector”, recuerda.

Y llegó el coronavirus. La conclusión era obvia: las personas querían salir a comer con mayor cuidado y evitando lo más posible el contacto. “Empecé a desarrollar una aplicación, pero no solo pensando en una carta que reemplazara al papel, sino también algo que les sirviera a los dueños de restaurantes y hoteles”, señala José, que ya en ese entonces estaba de regreso a Chile.

Llamó a unos amigos indios y estadounidenses que conoció en Suiza, quienes estaban desarrollando aplicaciones de IA y machine learing para el mundo del retail y les ofreció combinar sus conocimientos con los que él ya estaba desarrollando en el área gastronómica. Así, en octubre de 2020 nació QRmenu.

“El sistema no solo se trata de un código que un comensal escanea en la mesa para visualizar la carta”, se apura en aclarar el fundador de esta startup. “Es una solución que te permite acceder a los gustos y comportamientos de los usuarios y, según eso, aunque vayas a distintos lugares, la carta se acomoda a ti. El uso de IA y machine learning nos diferencia con todo lo que existe en el mercado”.

Quizá por eso el crecimiento ha sido muy rápido. En cinco meses han logrado tener más de 200 clientes, entre restaurantes, hoteles y otro tipo de negocios asociados. Además de Chile, ya cerraron con una cadena de restaurantes en Perú y están haciendo algunas operaciones en Panamá. Acaban de lograr una facturación de US$ 400 mil, con lo que consiguieron el punto de equilibrio de la inversión inicial, que la hizo José entre ahorros y créditos bancarios.

Y durante este periodo han podido experimentar una serie de modalidades. Por ejemplo, con Parque Arauco desarrollaron un sistema en que mientras una persona está vitrineando en las tiendas, puede pedir y pagar por la app algo del patio de comidas. Sin tener que hacer filas, el sistema le avisa cuando su sándwich está listo para ir a buscarlo. Con el Casino Monticello, hicieron algo similar. Mientras un cliente está en un tragamonedas, en vez de ir al bar o esperar que pase un carrito, escanea un QR en la máquina donde está jugando y hace el pedido. El software usa una georreferenciación y da el aviso al bar. En minutos tiene su Tom Collins. Eso sí, aún no ha podido abrirse a público, producto de la pandemia. Suma y sigue: con algunos hoteles, un huésped puede pedir su desayuno o almuerzo desde la habitación por QRmenu y estará luego en su habitación. Y a todo esto hay que agregarle que el sistema va aprendiendo de cada usuario. “Sabe a quien le gusta más la pizza que las ensaladas o si es vegetariano. En definitiva, esto no solo es más práctico, sino que evita el contacto. Además, es clave, por ejemplo, para reducir la espera en los restaurantes”, indica el fundador de la empresa.

El modelo de negocios es sencillo: los restaurantes arriendan el servicio de QRmenu con una suite de productos de manera mensual. Independientemente de los clientes que lo usen o del monto de las transacciones. “A diferencia de las aplicaciones de última milla, nosotros no cobramos una comisión de las ventas. Menos ahora que el margen de este rubro está muy complicado”, indica Alaluf.

Las proyecciones para 2021 son ambiciosas, pero no menos realistas. Quieren llegar a 1.000 clientes, y para eso están preparando una ronda de inversión que bordearía entre US$ 1 millón y US$ 1,5 millones de dólares, con el objetivo básicamente de expandirse regionalmente. “Así como Netflix conoce el tipo de contenido que te gusta, o Amazon los productos que podrías comprar, nosotros hacemos lo mismo, pero con los gustos de las personas. Ese es nuestro modelo”, concluye “Pepe” Alaluf, como prefiere que le digan.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.