Recordando a mi abuelo

Decretan nuevo toque de queda en varias ciudades de Chile por las protestas (47133638)




El lugar favorito en mi niñez era el subterráneo de mi casa donde estaba una gran caja con revistas y diarios sobre la muerte de mi abuelo, Edmundo Pérez Zújovic. Esta caja estaba muy arriba en una repisa fuera del alcance de los niños; porque su muerte no fue natural, sino un violento asesinato. Pero no era difícil trepar y alcanzarla, pasando mañanas y tardes de mi infancia sumergida en esos papeles. Puede parecer terrible que una niña recuerde esto como las primeras lecturas de su vida, pero para mi era interesante, la historia familiar, dolorosa sin duda, pero que no generó en mí sentimiento negativo alguno, sino una profunda valoración por la paz y justicia social gracias, en gran medida, a la capacidad de mi madre de no transmitirnos odio, rencor, ni temor.

En estos días vividos, no puedo sino recordar el olor de esos diarios y revistas, la tinta en mis dedos; los relatos y testimonios. Y volver a anhelar más que nunca la paz.

Reflexionando por lo tanto que nos queda por hacer para construir un país más justo, con más oportunidades, creo que todos podemos en algo aportar, generando condiciones para que las personas puedan vivir mejor, en la medida que esas circunstancias están determinadas o influenciadas por nosotros.

Ante la dificultad o imposibilidad vivida por llegar a los lugares de trabajo y con niños y niñas sin clases, ha hecho más sentido que nunca lo que como Fundación ChileMujeres hemos trabajado persistentemente: que las condiciones laborales -espaciales (lugares) y temporales (jornadas)- se adapten de mejor manera a las necesidades de las personas.

La semana pasada herramientas del marco legal existentes escasamente usadas en general, fueron en la emergencia, ofrecidas por las empresas: 54% de los trabajos se realizaron en horarios reducidos y 35% desde la casa.

Y si bien deseamos y necesitamos volver a la normalidad, el haber permitido transitoriamente formas de trabajo alternativas, puede ser un punto de partida para ofrecer más posibilidades de teletrabajo, jornadas parciales, y pactos de adaptabilidad para trabajadores con responsabilidades familiares y de distribución de jornada 4 por 3.

Dar un impulso a la adaptabilidad laboral para abrir la puerta a más de un millón de mujeres que están fuera del mercado laboral por razones familiares y para permitir el ascenso de aquellas que están dentro, puede ser un aporte concreto para un Chile más justo.

Comenta