SEC advierte que durante abril, más de la mitad de las cuentas de luz se hicieron con facturas provisorias

medidor antiguo

En la Comisión de Minería y Energía de la Cámara, el Superintendente de Electricidad y Combustibles, Luis Ávila, sinceró la complejidad que implica hacer las mediciones en los hogares y pequeños comercios, por el Covid-19.




En los últimos días se prendieron las alertas en el ministerio de Energía y la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). Esto, pues a diversos hogares y pequeños comercios han llegado masivos reclamos de cobros de cuentas de luz que no corresponden, en su mayoría más altos. Ambas entidades ya oficiaron a las distribuidoras exigiéndoles fortalecer sus canales de atención ante los reclamos por facturación provisoria.

Este lunes el Superintendente de la SEC, Luis Ávila, fue citado a la Comisión de Minería y Energía de la Cámara para explicar la situación. Al respecto, explicó que debido a la contingencia sanitaria en diversas zonas no se ha podido tomar la medición, por lo que se han hecho facturas provisorias, es decir, se cobra el promedio de los últimos seis meses. Señaló que el promedio de facturación provisoria antes del Covid-19 era de entre 2% y 3% y que en marzo la cifra se elevó a 17%. Sin embargo, en abril, el aumento fue mayor, superando el 50%.

“Cuando no se produce la lectura real, que permite saber el consumo de un hogar o local comercial, la norma define que se debe hacer una facturación en base a promedios: facturación provisoria. Es provisoria hasta que la compañía averigua el valor real. Una vez que eso sucede, se ajusta a lo que efectivamente se consumió”, señaló Ávila. Agregó que actualmente la situación está normalizada en una gran proporción, salvo en la Región Metropolitana, que está mayoritariamente con cuarentena.

En tanto, desde Empresas Eléctricas, su director ejecutivo, Rodrigo Castillo, aseguró que efectivamente las distribuidoras tuvieron dificultades para leer presencialmente a un número importante de clientes. “Eso es algo que ocurrió durante el mes de abril, cuyas consecuencias estamos vimos durante el mes de mayo. Pero quiero recalcar que esa masa se produjo durante el mes de abril, más allá que con posterioridad pudo haber algunos casos puntuales, pero no de carácter masivo”, indicó Castillo. Agregó que en el caso de las pymes, lo que han estado haciendo las empresas, es lograr la lectura real y refacturarle la diferencia a los clientes o darle incluso toda facilidad, para amortiguar “esta sorpresa” que se pudo haber generado.

El gerente general de CGE, Iván Quezada, sinceró que evidentemente pueden haber y de hecho hay, facturaciones que se pudieron haber visto abultadas por el proceso de destinaciones que generó la compañía". Sin embargo agregó que “nadie va a pagar ni un solo peso que no haya consumido”.

Comenta