Pedro Pellegrini

Pedro Pellegrini

Director de empresas, socio de Guerrero Olivos

Pulso

Secretos de dos…


Recientemente no le ha ido bien a Chile respecto a convenios internacionales. O, al menos, así puede verse en apariencia. Esta vez, no se trata de la ONU y los inmigrantes, sino más bien del secreto bancario.

Esto, sin duda, hará enojar a aquellos que siguen a nuestro “alter-ego” de la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE). Todo debido al importante revés de un reciente fallo del Tribunal Constitucional que, en los últimos días de diciembre, rechazó las mayores facultades del Servicio de Impuestos Internos (SII) para acceder a información de las cuentas corrientes.

El asunto es en resumen el siguiente: Está a punto de ser aprobada la nueva legislación que moderniza nuestra legislación bancaria, buscando homologarla a los estándares internacionales del acuerdo de Basilea III; lo que incluye incorporar criterios aplicados internacionalmente respecto a la reserva y secreto bancario, facultando al SII para acceder a los datos de las cuentas de los contribuyentes, sin requerir la aprobación previa de un tribunal y de una información al afectado.

Anteriormente, la Corte Suprema ya había manifestado, por un informe al Congreso, sus reparos por estas facultades.

Ahora le tocó el turno al Tribunal Constitucional que, poniendo los puntos sobres la íes, dictaminó que una serie de artículos del proyecto de ley que fortalecían las facultades de la autoridad tributaria para acceder a información bancaria. Estas eran inconstitucionales porque violaban la garantía de la privacidad y los derechos de protección de los datos.

Añadió este tribunal que el SII necesitará de un consentimiento legal para acceder a las cuentas bancarias de un contribuyente y que la aprobación de un juez era necesaria para requerimientos de información de más de 10 mil dólares estadounidenses. En suma, este fallo significa que los bancos chilenos deberán informar a los depositantes antes de cumplir con las solicitudes de información de su cuenta bancaria por el SII.

Siendo así, el gobierno está en un verdadero brete en sus compromisos con la OCDE. Chile ha suscrito compromisos bajo acuerdos internacionales para participar en el programa de intercambio automáticos de información de impuestos a partir desde el año 2018; lo que obliga a que las instituciones financieras proporcionen información, en especial de las cuentas bancaria mantenidas por no residentes. Por ahora, los secretos de dos no serán -al menos- de la OCDE.

Seguir leyendo