Mayor gremio turístico explica los efectos para la industria de la baja en visitas de argentinos

YVO SALINAS/AGENCIAUNO

A espera de números finales, la Federacion de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur) prevé una caída en torno al 20% en la actividad durante este verano, lo que equivaldría a unos 2,28 millones de visitas.


En marzo se darán a conocer las cifras definitivas del balance de la temporada turística 2019, números que desde el gobierno se recuperen respecto a la caída preliminar informada del 16,8%, debido a una mejora en la actividad en el sur del país.

Sin embargo, los números preliminares que maneja la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), son poco alentadores: según estos datos, el verano mostraría una caída del 20% en visitas, cerrando el año en unos 2,279 millones de turistas.

En el desglose, para los meses de enero y febrero se proyecta un descenso de 21% en comparación con el mismo mes del año anterior, mientras que en marzo, una disminución de 17%.

Factor transandino

Las razones principales de esta caída se deberían a una baja considerable de 41% en la llegada de turistas argentinos en esta temporada. Así lo detalló la vicepresidenta ejecutiva de Fedetur, Helen Kouyoumdjian.

“La caída de 41% del mercado argentino se debe a tres elementos, la base de comparación que uno tiene para ese país venía muy alto, otra razón es la agitación económica que hay en Argentina que se agravó este año y dentro de esa misma ecuación influyó el tipo de cambio que evidentemente hoy no es favorable para ellos”, indicó la experta.

Las emergencias vividas en esta temporada, como los incendios forestales y las lluvias en el norte, no explicarían la menor llegada de turistas extranjeros, ya que esto se da todos los veranos explica Kouyoumdjian,

Pero más allá de estas cifras, lo que realmente preocupa en Fedetur es el impacto que la caída del turismo podría tener en las economías locales, principalmente en las pymes, que son la que sostienen el negocio turístico fundamentalmente en regiones.

“Esto tiene un impacto importante porque en el turismo el 98% de las empresas son pymes, lo que afecta a las economías locales. Hay destinos turísticos que viven de este período estival, que se financian y se desarrollan en torno a lo que ocurre en la actividad turística del verano”, explicaron desde Fedetur.

Seguir leyendo