Steve Ingham: “Ya no es inusual un cambio de trabajo por igual o menor salario”

Flexibilidad horaria, un buen ambiente laboral, políticas de diversidad son factores que pesan cada vez más entre los profesionales y ejecutivos, a la hora de decidir su lugar de trabajo, asegura a PULSO el CEO de la firma de headhunting PageGroup


Flexibilidad horaria, un buen ambiente laboral, políticas de diversidad son factores que pesan cada vez más entre los profesionales y ejecutivos, a la hora de decidir su lugar de trabajo, asegura a PULSO Steve Ingham, CEO de la firma de headhunting PageGroup. Basado en su experiencia en esta multinacional, el experto en recursos humanos destaca que el cambio más importante en la industria del reclutamiento son los constantes cambios de empleo, señalando que pasar largos años en una sola compañía ya es parte del pasado.

¿Qué tendencias están determinando el actual mercado de reclutamiento de profesionales y ejecutivos a nivel mundial?

-La gente se siente lo suficientemente confiada como para moverse más seguido de trabajo. Es una tendencia global, que se da a diferentes ritmos en cada país. Cuando comencé con el trabajo de reclutamiento, recuerdo que Pepsi diciéndome que querían contratar a un gerente de marketing que tuviera 10 años de experiencia en una sola empresa. Encontrar a alguien con ese perfil hoy día es imposible.

En los primeros 10 años de experiencia es probable que una persona trabaje para tres o cuatro compañías. Mi hija, por ejemplo, tiene 26 años y ya ha trabajado para dos compañías y ya está pensando en cambiarse de trabajo nuevamente.

¿Qué implicancias tiene esto en términos de los contratos que ustedes observan?

-Si piensas cómo eran las cosas 30 años atrás, la gente solía trabajar con contratos permanentes. Ahora los profesionales, no solo los de cuello azul, tienen una mentalidad más abierta respecto a si tener un contrato permanente o temporal. Hace 30 años si eras bueno en tu trabajo conseguías un contrato permanente, hoy día hay más gente que prefiere uno temporal.

¿Por qué ganan fuerza estas preferencias?

-Porque se ajusta a su estilo de vida, quizá son madres trabajadoras, quizá trabajan solo en una parte del año, tal vez quieren participar de un proyecto en específico y cuando termine quieren cambiarse. La gente se está moviendo de una manera diferente y están en búsqueda de experiencias. Mi abuelo trabajó para una sola compañía por 40 años, eso es muy inusual en la actualidad.

¿Ya no es solo un asunto salarial?

-La gente tiene muchas razones para cambiarse de trabajo y eso es lo que tratamos de entender en una entrevista, para asegurarnos de hacer el match indicado. No es un asunto binario, no es “quiero más dinero, así que me cambiaré por el 10% adicional”. Ya no es inusual un cambio de trabajo por igual o menor salario si todo lo demás es mejor, puede ser – por ejemplo – que una compañía ofrezca más vacaciones o más flexibilidad para las madres trabajadoras.

¿Se puede ligar este fenómeno a las tendencias que marca la generación millennial?

-No creo que sea un asunto de este grupo. Ahora todos estamos más conscientes de las opciones que tenemos, por nuestro acceso a noticias, internet o redes sociales. Antes éramos más tradicionales, porque escuchamos los consejos de nuestros profesores y si queríamos una carrera en finanzas entrábamos a un banco y nos quedábamos ahí, pensábamos que eso era lo correcto. Ahora estamos más atentos a quién paga mejor, al ambiente de trabajo, al enfoque de diversidad e inclusión, la flexibilidad… Si no me gusta, me cambio. Antes tolerábamos más.

¿Cómo trabajan estos cambios con las empresas?

-Las compañías tienen que ser más flexibles sobre las horas de trabajo. En algunas empresas todavía tienes que entrar a las 9 a.m. y salir a las 6 p.m., sin negociación. Me parece mejor que se juzgue por el desempeño.Si el de mejor desempeño se quiere ir a las 3, que lo haga, por qué debería discutir eso con él, si no es un problema.

¿Hay industrias que procesan mejor o peor las nuevas tendencias?

-Si tratas de distinguir una tendencia, probablemente las compañías más grandes entienden más rápido esto que las más pequeñas, aunque no siempre es el caso. También hay diferencias por industria. Por ejemplo, las pequeñas firmas digitales tienen una perspectiva más moderna, porque la gente que está trabajando ahí probablemente es más dinámica. He visto fallar a muchos ejecutivos porque no se adaptan, porque si miro mi propia carrera puedo ver que la forma en cómo se manejaba la gente hace 30 años es muy diferente a cómo lo hacemos ahora.

¿Observa diferencias entre países desarrollados o mercados emergentes?

-Ocurre en todo el mundo. Se podría pensar que países más conservadores como Japón, donde la gente trabajaba toda la vida en la misma empresa, es diferente, pero no es así. Japón es uno de los mercados de reclutamiento más grandes del mundo, tanto para empleos permanentes como temporales. En países en desarrollo, como los latinoamericanos, africanos, India o China, antes se trabajaba en un 100% con contratos permanentes, pero advertí que las cosas iban a comenzar a cambiar y ahora lo temporales llegan a 30%. Los cambios están sucediendo rápidamente, porque es algo que quieren los trabajadores y también las empresas.

Seguir leyendo