Trump a punto de firmar "monstruo hermoso" de acuerdo con China

Donald Trump

La interrogante que perseguirá a Trump desde el momento en que se seque la tinta es si el pacto reperfilará la relación entre las dos mayores economías del mundo.




Sin embargo, el pacto no aborda problemas importantes en el corazón del modelo de capitalismo de Estado de China, como los límites a subsidios industriales y empresas estatales, a fases futuras. Se espera que los aranceles punitivos a casi dos terceras partes de las importaciones estadounidenses de China, unos US$360.000 millones en bienes, se mantengan hasta al menos las elecciones de noviembre: el secretario del Tesoro Steven Mnuchin dijo el martes que Estados Unidos solo consideraría más alivio arancelario si China firma un acuerdo comercial de segunda fase.

"Este es un logro enorme para el presidente y su equipo económico", dijo Mnuchin a los medios en Washington, y agregó que no se fijó una fecha firme para que comiencen las negociaciones comerciales de la fase dos. El viceprimer ministro Liu He, principal negociador comercial, y principal asesor económico del presidente de China, Xi Jinping, encabezará la delegación china en la ceremonia de firma.

Diseño distinto

El acuerdo también abraza un nivel de planificación centralizada al estilo socialista que habría provocado escalofríos en anteriores presidentes estadounidenses.

Generalmente, los pactos comerciales tradicionales establecen reglas y dejan los detalles del comercio real a los mercados, pero el acuerdo que el equipo de Trump ha negociado incluye un anexo clasificado que detalla una ola de compras chinas de US$200.000 millones. Estas incluyen unos US$32.000 millones en compras adicionales de exportaciones agrícolas estadounidenses y US$50.000 millones en gas natural y petróleo crudo, según personas informadas sobre su contenido.

La Administración insiste en que el acuerdo tiene un diseño distinto por naturaleza y que no necesitará la aprobación del Congreso. "No es un acuerdo de libre comercio", dijo a sus seguidores en un memorando el mes pasado. "Su propósito es corregir prácticas comerciales desleales".

Sin embargo, la ausencia de soluciones a temas como los subsidios industriales llevó a algunos expertos de China a insistir en que el acuerdo no cumple con las promesas de Trump y plantea interrogantes sobre si las dificultades económicas que generó en algunos sectores de la economía de Estados Unidos valieron la pena.

"Estoy preparado para una decepción con detalles insignificantes, pero me encantaría que me sorprendieran importantes concesiones chinas que no se informaron anteriormente y que daría la sensación de que este conflicto comercial largo y retorcido hubiese valido la pena", dijo Scott Kennedy, experto en relaciones económicas entre Estados Unidos y China en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Los partidarios del presidente y ex asesores argumentan que Trump ha podido cumplir muchos de los objetivos que estableció cuando comenzó a presionar a China para que abrazara una nueva ronda de reformas económicas en 2017.

¿Victoria para Trump y Xi?

"Es una gran victoria para el presidente", dijo Stephen Vaughn, que hasta el año pasado ayudó a supervisar las políticas comerciales de Trump como asesor general y mano derecha del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer. "Ha conseguido que China haga compromisos más fuertes de lo que ha hecho en acuerdos anteriores".

Para Xi, el acuerdo frena una hemorragia de una guerra comercial de casi dos años en un momento en que se enfrenta a una economía con el crecimiento más lento en tres décadas y protestas sin precedentes en Hong Kong. El presidente mostró un tono optimista a principios de 2020, subrayando el "extraordinario esplendor chino y la fuerza china".

"Ante situaciones severas y complejas internas e internacionales y diversos riesgos y dificultades, hemos podido avanzar firmemente", dijo el presidente chino a líderes del partido la semana pasada.

Pero persisten una serie de complicaciones. Estados Unidos y China se encaminan a una mayor confrontación sobre políticas industriales, conflictos geopolíticos como Taiwán y el Mar del Sur de China, y los campos de detención en Pekín para musulmanes uigures étnicos en la región occidental de Xinjiang, en el extremo occidental de China, temas que los detractores de Xi dicen que se podrían haber manejado mejor.

El punto contencioso más inmediato probablemente sea el futuro de la tecnología 5G y el destino de Huawei Technologies Co., la compañía tecnológica líder de China. La Administración Trump está considerando medidas para limitar aún más la capacidad de las empresas estadounidenses de proporcionar suministros a Huawei, además de presionar a otros países del mundo para que eviten el uso de sus equipos para redes móviles 5G.

Comenta