Ventas del comercio en regiones marcan débil avance debido a desaceleración de los salarios

Autor: Pía Toro M.

De acuerdo con lo informado por la Cámara Nacional de Comercio (CNC) durante mayo de este año, el comercio minorista en Valparaíso tuvo nulo avance, en Biobío sólo creció 0,9% y La Araucanía -2,5%.


“Es de esperar que el mercado laboral y los salarios vayan de a poco alineándose con la recuperación de la economía, pero esta adaptación ha sido lenta, transformándose en un riesgo para el consumo privado futuro”. Esa es la explicación que entrega la gerente de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Bernardita Silva, al comentar el bajo resultados de las ventas del comercio minorista en regiones.

De acuerdo con el informe elaborado por la CNC, las ventas en regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía se mantienen débiles por segundo mes consecutivo.

Es así como en mayo de este año en Valparaíso los resultados fueron nulos, acumulando un alza marginal de 0,7% entre enero y mayo de 2018, bajo el resultado registrado en igual período 2017 (4,1%).

Las ventas reales en La Araucanía marcaron, en el quinto mes del año, una baja real anual de 2,5%, en línea con la baja registrada en abril (2,8%) e influido en parte por una mayor base de comparación. Así las ventas para esta región cerraron el período enero-mayo con un nulo crecimiento (0,1% real). Sólo el Biobío registró números positivos, aunque igualmente bajos.

El informe de la CNC muestra que para dicha región las ventas del comercio presentaron un lento avance de 0,9%, levemente bajo el alza de 1,4% de abril. Dado estos resultados la región cerró el período enero-mayo con un alza real de 3,7%. En las tres regiones en estudio las distintas categorías se desaceleraron, a excepción de la Línea tradicional de Supermercados.

Los distintos rubros se vieron enfrentadas en su mayoría a altas bases de comparación, donde en el caso de la Región de Valparaíso y La Araucanía el efecto ha sido más fuerte.

Entre las razones de este menor consumo se encuentra la debilidad del mercado laboral y la desaceleración de los salarios que en mayo crecieron 2,5% anuales, pero lo que implicó una baja de 0,8 punto porcentual respecto del mes previo.

Esto conlleva al descenso de las expectativas por el progreso de la economía del país, que según la última encuesta Cadem bajó 4 puntos en una semana.“ Junto con el fuerte repunte que se espera en la inversión, se hace imprescindible la creación de más y mejores empleos para poder tener un crecimiento sustentable en el largo plazo”, concluyó Silva.

Seguir leyendo