Ventas por internet para el Día del Padre crecieron casi 400% respecto a una semana normal

Monitoreo de Beetrack señala además que los usuarios se han ido adaptando al e-commerce y anticipando sus compras, por lo que también se vio una actividad elevada en las primeras semanas de junio.




El comercio electrónico asoma como una de las actividades que más demanda ha tenido en estos días de pandemia. A contar de marzo, cuando se endurecieron las medidas sanitarias en el país, se observa un incremento explosivo de las compras por internet, obligando al sector a modificar su operación y a los clientes, a adaptar sus hábitos de compra.

En ese contexto, en algunas semanas la demanda aumenta todavía más, como fue el caso del Día del Padre que, en esta ocasión y de manera inédita, se vivió con malls cerrados y restricciones de traslado, que impidió que las personas pudieran visitar a sus seres queridos.

Todo esto hizo que la semana 25 de 2020, los días previos a la conmemoración, las compras a través de internet mostraran un incremento de 376%, de acuerdo con el monitoreo que realiza Beetrack, en torno a la evolución del comercio electrónico en contexto de pandemia.

Esto, comparado con lo que ocurría a comienzos de marzo, previo a que se detectara el primer caso de coronavirus en Chile y antes de que se enduerecieran las medidas sanitarias.

“Esta alta cifra es atribuible a la mezcla de factores principalmente relacionados al Día del Padre y también a la nueva lógica de consumo en cuarentena, que sitúa al comercio electrónico como una herramienta fundamental”, indica el CEO de Beetrack, Sebastián Ojeda.

A su juicio, para ver el panorama completo también es importante considerar que en estos más de 100 días de pandemia y de vida en cuarentena, los consumidores han adoptado una costumbre muy propia de la compra online, que es la anticipación.

“Las personas ya saben que para que un producto llegue a destino en un día determinado, se debe programar su compra varios días antes, considerando no solo que se trata de transacciones no instantáneas (a diferencia del comercio presencial), sino que además son servicios con una alta demanda en la actualidad”, sostiene.

Esto explica que durante las semanas anteriores a la 25, el factor Día del Padre también puede tener incidencia. De hecho, los datos que maneja Beetrack señalan que a partir de la semana 23 ya se nota un despegue contundente de las cifras, con un crecimiento de 298%, que luego aumenta a un 366% en los siete días siguientes. Ambas cifras en relación a la primera semana de marzo.

Si se compara el volumen de ventas por internet de la semana 25 de 2020 versus la semana 25 de 2019, el incremento alcanza 143,9%.

Uno de los aspectos que favoreció el crecimiento de las ventas por internet en esta fecha fue el servicio de despacho, que permitió que los regalos llegaran a destino, lo que se convirtió en practicamente la única alternativa disponible para que estos obsequios sean recibidos por sus destinatarios.

Cambio de hábito. En general, en este tipo de fechas -como también el Día de la Madre, donde también hubo un crecimiento importante- los clientes, por temas de costumbre y de nivel de adopción tecnológica, siempre se han reflejado con más fuerza en las ventas presenciales, plantea Ojeda.

Pero eso cambió en 2020. “Este año, el grueso de la actividad fue desde el e-commerce. Si bien no fue un traspaso íntegro desde una modalidad a la otra -pues también influyen otros factores como la crisis económica, que golpea actualmente a muchas familias-, sí se observó un nivel histórico de movimiento.

Un fenómeno relevante observado en estos días de cuarentena es que muchos usuarios que nunca habían comprado por internet, o que no lo hacía de manera regular, lo hagan. Por ello, la experiencia de compra pasó a ser algo fundamental para las empresas del sector, para que una vez que pase la pandemia, vuelva a utilizar este servicio.

Durante el Día del Padre, esto obligó a las empresas del sector a reforzarse en materia logística. “Por eso, ha sido absolutamente necesario aplicar tecnología que permita volver más eficientes los procesos de despacho y entregar más seguridad y certezas a los consumidores respecto de la llegada de su compra a su domicilio. En este contexto, herramientas como el seguimiento de despachos en tiempo real, y los softwares de planificación, diseño y optimización de rutas, como lo que ofrecemos en Beetrack, se han vuelto sumamente necesarios para coordinar todo tipo de acciones ligadas a la última milla”, concluye Ojeda.

Comenta