VMove:el efecto Lollapalooza

Lo que partió como una ticketera online de traslados para eventos masivos, actualmente es una startup que presta soluciones de movilidad compartida para grandes empresas. La pandemia obligó a repensar el negocio y funcionó: hoy factura sobre US$ 1 millón y apunta hacia España y Perú.




Todo partió en un Lollapalooza. Germán Correa, entonces empleado de un laboratorio, se percató de que si bien ya operaban distintas aplicaciones de transporte, el stock de autos seguía siendo limitado y las tarifas dinámicas terminaban frustrando a más de un consumidor por sus altos precios. ¿Como resultado? Gente sufriendo horas de espera para volver a casa.

Así fue como partió VMove, primero como una ticketera online para traslados de eventos masivos. Correa reclutó a su padre, con experiencia en el rubro y contacto con proveedores; luego a los hermanos Mónica y Carlos González, quienes venían explorando el sector; para finalmente sumar a Mikhael Manzur, quien aportaría el expertise en temas financieros y regulatorios.

A la startup le fue bien. Llegó a trasladar 20 mil personas e incluso fue premiada en España, sin embargo la cancelación de eventos en medio de la pandemia obligó a redirigir el negocio: “Fue duro haber quedado sin ingresos de eventos, ya que representaban el 65% de lo que generaba la compañía, y de nosotros dependen 300 familias dueñas de sus vans que habían perdido su fuente laboral también junto a nosotros. Coincidentemente, con el inicio de la crisis sanitaria, uno de los clientes de VMove nos contactó y solicitó servicios de traslado de personal para su empresa. Fue entonces cuando nos dimos cuenta que había rubros que seguían funcionando de igual manera”, dice Correa, socio fundador y director comercial de VMove.

La empresa giró 180 grados. Lo que partió con un foco especial en la gestión de servicios de traslados de vans para eventos masivos y privados, mutó hacia un modelo de transporte para empresas que, con el uso de inteligencia artificial y nuevas soluciones tecnológicas, facturó US$ 1,2 millones en 2020.

“Para nosotros la crisis sanitaria fue un despertar, un descubrimiento de resiliencia corporativa donde teníamos que revertir lo que estaba sucediendo”, cuenta su fundador.

Su modelo permite disminuir emisiones de CO2, la congestión vehicular y, según cuentan, genera ahorros significativos a las empresas de hasta un 35% en transporte. La startup utiliza tecnologías de inteligencia artificial y machine learning para generar rutas optimizadas, y cuenta con plataformas y herramientas que permiten que los coordinadores de transporte de una empresa realicen tareas que antes les tomaban cuatro horas, ahora en solo 5 minutos. ¿Cómo así? “Las empresas cargan la planilla y automáticamente nosotros generamos las rutas optimizadas con nuestros algoritmos, y luego asignamos y comunicamos a cada pasajero quién es su conductor y a qué hora pasan por él”, explica Correa.

A través de códigos QR se le da trazabilidad al uso y frecuencia de usuarios, información con la cual las compañías saben si una van está siendo ocupada en su 100% o no, y así ajustar sus necesidades. Con ello, todos los colaboradores de una empresa saben en todo minuto quién es su conductor asignado y en cuánto estará pasando, además de tener acceso a monitorear en línea donde está su móvil. “Esto ha bajado la ansiedad e incertidumbre, generando menos estrés para ellos”, indica Correa.

España, Perú y rondas de inversión

Tras los cambios de 2020, la estrategia ahora es expandir este modelo hacia España y Perú, donde ya cuentan con filiales. Es que al parecer “la ruta” es auspiciosa. Antes de la pandemia, la startup ya tenía implementado en el mercado español la ticketera de traslados con dos importantes alianzas: el Centro de Eventos la Cigüeña y WiZink Center (similar al Movistar Arena de Chile). Lo que ahora se pretende es activar la plataforma de traslados compartidos corporativos. En Perú cuentan con el partner estratégico Travel Security y ya están operando con los servicios que ofrecen en Chile.

Eso sí, el salto económico se proyecta con más fuerza para el segundo semestre. “En ambos mercados pretendemos facturar cerca de US$ 1 millón este año y al cabo de tres años lograr US$ 20 millones de ventas anuales en los dos. Hoy estamos escalando y buscando financiamiento para poder escalar en México y Brasil”, afirma el director comercial.

Hasta la fecha, la empresa ha contado con el patrocinio de Corfo, que le ha aportado cerca de $ 120 millones a través de dos fondos de innovación y entre los socios han juntado alrededor de US$ 1 millón. Hoy, sin embargo, VMove busca realizar una ronda de financiamiento que le permita levantar US$ 10 millones con la finalidad de financiar una expansión que se proyecta en 10 países. A la fecha trabajan con 45 empresas con contrato anual y 100 esporádicos, además de una red de más de 300 vans. “Seguiremos con este plan de crecimiento hasta unos dos o tres años más y luego recién pensaremos en utilidades”, sostiene Correa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.