Más de 10 millones de personas lo ven en vivo: ¿cómo construirá China un hospital en sólo 10 días?

china

El plan contempla casas prefabricadas en un área de 25 mil metros cuadrados, 45 excavadoras, un centenar de trabajadores y turnos día y noche, esperando que el hospital esté listo el próximo lunes 3 de febrero.




En este mismo instante, más de la mitad de la población de Chile está viendo en vivo una hazaña dentro de la ingeniería: La posibilidad que sólo en el plazo de 10 días, China levante un hospital de emergencia a causa del coronavirus.

Y gracias a internet, lo podemos ver en vivo: El sitio Yangshipin instaló una única cámara que ofrece por streaming una vista panorámica de los trabajos, y que a esta hora (ya de madrugada en China) cuenta con 10 millones de visitantes observando a los obreros hacer su labor.

Además, el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins creó un sitio interactivo para monitorear también en tiempo real, el avance de la epidemia a nivel mundial. El sitio incluye gráficos y cifras como los casos confirmados, su ubicación en el planeta, los pacientes ya recuperados y los fallecidos, con datos detallados al hacer clic en ellos. Google por su parte, también cuenta con información actualizada en Google Maps con el inicio de la infección, sospechosos, confirmados y descartados.

Sea de donde venga la información, en el recuento de este martes 28 de enero la infección acumula 4.474 infectados y 107 fallecidos.

https://twitter.com/ChuBailiang/status/1220585233092710400?ref_src=twsrc^tfw|twcamp^tweetembed|twterm^1220588316837343232|twgr^393535353b636f6e74726f6c&ref_url=https://www.businessinsider.com/footage-hospital-coronavirus-treatment-wuhan-on-lockdown-2020-1

Carrera contra el tiempo

En Wuhan, área donde se originó el virus, 11 millones de habitantes se mantienen en cuarentena desde el jueves pasado. Diversos reportes dan cuenta de hospitales saturados, con personal desbordado y muchos de ellos infectados, pacientes dejados a su suerte y esperas interminables.

Según autoridades, se están quedando sin abastecimiento, incluyendo guantes de látex y mascarillas, y los desplazamientos en la provicia de Hubei son cada vez más restringidos. Un cóctel perfecto para aumentar los riesgos de contagio en la población.

Es por ello que las autoridades locales decidieron iniciar la construcción de dos hospitales de mil camas cada uno, y en el plazo de menos de dos semanas. Suficiente -al menos por ahora- para sumarse a las 4 mil camas disponibles para pacientes infectados o casos sospechosos. ¿Cómo lo lograrán?

https://twitter.com/AuroraIntel/status/1221392899084079104

Lo primero es saber que no es la primera vez que los chinos se embarcan en una tarea tan compleja como esta. En 2003, durante el brote de Sars (que infectó a más de 8 mil personas y mató a casi 800), 7 mil trabajadores construyeron el hospital Xiaotangshan en los suburbios de Beijing en sólo una semana, empleando edificios prefabricados y pequeñas unidades de aislamiento individuales. En dos meses, un séptimo de los pacientes había sido tratado con éxito, y a dos meses de dar de alta al último paciente y anunciar su victoria contra el virus, el Gobierno desarmó las estructuras y cerró las instalaciones.

Por ello, se espera que el plan de construcción de este nuevo recinto se realizará de la misma forma: casas prefabricadas en un área de 25 mil metros cuadrados, maquinaria que incluye 45 excavadoras, un centenar de trabajadores y turnos día y noche, esperando que con suerte el hospital esté listo el próximo lunes 3 de febrero.

James Crispino, especialista en el área de salud y bienestar global y director de la firma de arquitectura Gensler, señala en Architectural Digest que aunque el edificio se llama hospital, ciertamente no será tradicional y que básicamente, está destinado a aislar a las personas con el coronavirus.

Su empresa ha diseñado docenas de instalaciones de atención médica en todo el mundo, incluyendo el Hospital Comunitario de Singapur, país que también cuenta con pacientes infectados con el virus. "Dado que ese es su único propósito, no es un hospital en el sentido convencional", cuenta.

De acuerdo a Crispino, las claves del éxito del recinto serán el aislamiento del paciente, seguir protocolos estrictos y un flujo de aire rigurosamente mantenido. "Las enfermedades infecciosas transmitidas por el aire se controlan mejor atendiendo a los pacientes en salas de aislamiento, idealmente cada uno con una antesala para batas y lavado de manos. El flujo de aire es clave en este tipo de instalaciones. Las salas de aislamiento de pacientes deben tener una presión de aire consecuente a los espacios y corredores adyacentes. Es decir, el aire fluye hacia las habitaciones que contienen agentes en el aire, en lugar de salir de las habitaciones y distribuir esos agentes".

Además, el experto destaca la importancia de distribuir el aire alrededor de la habitación de la manera correcta. "Se debe introducir aire en la habitación desde el techo sobre el paciente y extraer a lo largo de la pared alrededor del perímetro de la habitación", cuenta. "La filtración de aire en estos sistemas es muy importante y a menudo emplean filtración de aire particulado de alta eficiencia que captura el 99.97% de las partículas en el aire.

De acuerdo a las autoridades, este poco convencional hospital estará ubicado a 25 kilómetros en las afueras de Wuhan, sitio donde se originó el virus, alejado de áreas habitadas. El costo será de 300 millones de yuanes, el equivalente a 34 mil millones de pesos chilenos.

Comenta