Apollo 8: a 50 años del primer viaje a la Luna

La misión escribió tres inolvidables capítulos de la exploración espacial: permitió que por primera vez los humanos salieran del planeta, por primera vez vieran la redondez de la Tierra y los primeros hombres -aunque no alunizaran- en llegar a la Luna.


Los astronautas Frank Borman, Bill Anders y James Lovell no debían haber visitado nunca la Luna. La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (Nasa) les había signado la misión Apollo 9, que sólo cumpliría algunas pruebas rutinarias en la órbita baja de la Tierra, preparando la tecnología para un futuro alunizaje.

Pero los temores de que los soviéticos podrían escalar hasta el satélite antes que EE.UU., puso presión en la agencia espacial americana, que hizo una fulminante reasignación numérica: ellos encabezarían la misión Apollo 8, cuatro meses antes de su vuelo original y cuyo destino final sería la Luna.

Los astronautas del Apollo 8. Foto: Nasa

Lanzada el 21 de diciembre de 1968, la nave cumpliría tres históricas marcas: los tres hombres serían los primeros humanos en ver la esfericidad de la Tierra, los primeros en abandonar la órbita terrestre (o metafóricamente los primeros en salir del planeta) y los primeros en llegar a la Luna, aun cuando no aterrizaran en ella.

Otra icónica fotografía de la misión Apollo 8. Por primera vez los humanos pudieron ver la redondez del planeta. Foto: Nasa

El descubrimiento de la Tierra

Mientras observaban perplejos desde su estrecha ventanilla la irregular superficie lunar bombardeada por cientos de cráteres, Borman, Anders y Lovell hicieron un inesperado descubrimiento: elevándose por encima del horizonte emergió la Tierra, observándola como ningún humano lo había hecho. Anders corrió tras la cámara para captar el celestial momento, capturando una de las más icónicas fotografías del siglo XX, “Amanecer de la Tierra”.

El retrato terrícola fue tomado el 24 de diciembre de 1968 por Anders, y muestra la Tierra elevándose detrás del horizonte lunar. Este fenómeno es visible solo por alguien que orbita el satélite.

La imagen se transformó en la postal que graficó la primera vez que la humanidad salió del planeta.

Nada en esta misión sería sencilla. El colosal Saturno V, el cohete más grande construido jamás era una auténtica bomba voladora, cargada con litros de volátil combustible. Solo tenía dos lanzamientos previos. Uno exitoso y otro en el que explotó.

Las probabilidades de éxito eran tan inciertas, que Christopher Kraft, director de vuelo de la misión, le dijo a Susan, esposa de Borman, que las probabilidades de que su esposo regresara  eran cincuenta y cincuenta, según confiesa Teasel Muir-Harmony curadora del Museo Nacional del Aire y del Espacio de EE.UU. y autora del recién estrenado libro, Apolo a la Luna: Una historia en 50 objetos, que relata los detalles del histórico viaje.

El colosal Saturno V siendo traslado al lugar de lanzamiento en Cabo Cañaveral, que por primera vez sería usado como sitio de lanzamiento. Foto: Nasa

Se suponía que el Apollo 1 sería la misión que pondría al primer humano en la Luna, pero la premura del programa ante la presión del Presidente John F. Kennedy hizo variar muchas veces los planes. Tras las misiones Apollo 2 y 3, el Apollo 4 buscó probar el nuevo cohete Saturno V y el sistema de reentrada en la atmósfera terrestre, tras realizar tres órbitas a la Tierra.

Dos misiones sucesivas, los Apollo 5 y 6, también sin tripulación, fueron lanzadas a principios de 1968 para probar diversos aspectos del futuro vuelo tripulado a la Luna. Pese algunos pequeños problemas, las tres misiones cumplieron de forma exitosa sus objetivos. Lo mismo la misión 7.

Parte del Saturno V se desprende tras el lanzamiento. Foto: Nasa

Todas las misiones Apollo sucesivas serían tripuladas, y aunque la 11 –la primera en alunizar- y la 13 -recordada por la frase “Houston, tenemos un problema”– fueron quizás las más célebres, muchos creen que la 8 fue técnicamente la que permitió el primer alunizaje. Según Klaus Von Storch,  oficial en retiro de la Fuerza Aérea de Chile y candidato a astronauta chileno, la misión Apollo 8 fue fundamental para los planes de la NASA, y para las futuras misiones que todos conocen. ya que se visualizó la Tierra por primera vez y además, fueron los primeros hombres en abandonar la órbita terrestre, logrando entrar en una órbita lunar. Todos grandes hitos para la humanidad.

En su viaje, lograron otra decena de hitos, como primeros humanos que no experimentaron la noche, y los amaneceres y o la primera vez que los humanos fueron expuestos a la radiación del espacio profundo. Viajaron más lejos de que ninguno humano lo había hecho jamás.

La nave, tras su regreso a la Tierra. Foto: Nasa


Seguir leyendo