Cambio de hora de este sábado: ¿Cómo nos afectará estar en cuarentena?

La medida durará hasta el primer sábado de septiembre. Especialistas en salud entregan consejos sobre cómo llevar el cambio de la mejor firma, y la Subtel entrega recomendaciones para los dispositivos electrónicos.




A partir de las 23:59 horas de este sábado 4 de abril, todo el territorio nacional -a excepción de Magallanes y la Antártica chilena- deberán atrasar sus relojes en una hora, dando inicio al horario de invierno, que durará hasta el primer sábado de septiembre 2020.

Es por ello que desde la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) entregaron una serie de tips para configurar los dispositivos móviles y evitar problemas con la entrada en vigencia del horario de invierno.

Configuración del reloj

El organismo señala que a pesar que los dispositivos cambian automáticamente la hora gracias a los operadores, lo recomendable es desactivar la actualización automática y realizar el procedimiento manualmente. Para hacer esto, la Subtel publicó en sus redes un manual para dispositivos iOS y Android.

Si este domingo tienes dudas sobre la hora, lo recomendable es ingresar a horaoficial.cl, sitio oficial del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA).

La Subtel recuerda que con la entrada en vigencia del horario de invierno, se reduce prácticamente a cero los días en que el sol saldrá después de las 8 de la mañana entre las regiones de Arica y el Maule; bajando también en aproximadamente 56 los días en que amanece después de dicho horario en las localidades de las regiones de Biobío a Aysén.

El horario de invierno aplicará para todo Chile con la excepción de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, que mantendrá el régimen de los últimos años con el horario de verano durante todo el año, tal como lo decidió la ciudadanía en 2017.

En cuarentena

¿Cambia algo al estar en cuarentena? La Dra. Evelyn Benavides, neuróloga especialista en trastornos de sueño de Clínica Vespucio, señala que “es un fenómeno del que no hay muchos datos publicados. El cambio de hora debería tener menos impacto si logramos adecuar nuestras actividades al horario de luz, pero hay más impacto en niños, adultos mayores y personas que ya tienen enfermedades del sueño previas”.

La Dra. Catalina Torres, neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Santa María, explica que “aproximadamente un tercio de la población presenta síntomas intermitentes de insomnio en algún momento de su vida, muchas veces precipitado por un estresor”.

"Con lo que estamos viviendo hoy es normal que a algunos les esté costando tener un sueño reponedor. La clave es primero aceptar lo que estamos sintiendo, tal y como es, sin presionarnos a ese “debería dormirme y dormir bien” que sólo empeora nuestra ansiedad y síntomas", añade.

Recomendaciones

En relación a los consejos para estos primeros días, Benavides apunta que "lo ideal es cambiar las rutinas hacia la mañana y disminuir las actividades hacia las horas de menos luz. Tratar de mantener los horarios de comidas y la actividad física lo más estables posible y disminuir la exposición a las pantallas en la noche", agrega.

"La recomendación para los 2-3 días previos al cambio de hora es ir de a poco ordenándose en el nuevo horario, pero, por estar en cuarentena hay que hacerlo de una manera más flexible para no generar más estrés", agrega.

En cuanto a los niños, Benavides indica que "se deben mantener las rutinas, disminuir la exposición a la información, tener tiempo de juegos con quienes viven, como juegos de mesa en el día y en la noche tener una rutina de inicio de sueño bajando la luz con un cuento, por ejemplo".

Por otro lado, Catalina Torres aconseja "mantener un horario fijo de levantada pese a que nos den ganas de seguir en cama, y al despertar abrir las cortinas y exponernos inmediatamente un rato a la luz de la mañana".

"Es muy importante no tener el dormitorio de centro de actividades (comer, usar computador, etc.) para condicionar así nuestra mente a un lugar de descanso y no de hipervigilia; restringir las horas en la cama, no exponernos horas previas a dormir a pantallas lumínicas que retrasan el inicio de sueño y suprimir noticias que nos dejen en estado de hiperalerta en ese momento que nuestro ser necesita entrar en calma", cuenta la especialista.

Además, sostiene que lo mejor es "no ver el reloj al despertar en la noche, ya que sólo genera más ansiedad, y más aún si lo vemos en la hora que deberíamos estar durmiendo. En lo posible, suspender en la tarde estimulantes (café, té, mate, colas, tabaco, azúcar en exceso) consumo que muchas veces es minimizado, pero es crucial para un buen dormir. Realizar una rutina relajante antes de acostarse, realizar actividad física regular e ideal en la mañana (hay clases en línea ahora disponibles). Si se despierta a mitad de la noche no permanezca en la cama, es preferible hacer algo que relaje como lectura, respiraciones conscientes y volver sólo si hay sueño y no 'obligarse' a dormir", sostiene.

“Hay que recordar que nuestro cerebro funciona con claves ambientales y señales internas que le indican que es hora de dormir o de despertar. Pero el horario determinado artificialmente como es este próximo cambio, no se puede adaptar tan rápido a nuestra fisiología. Menos cuando el cambio nos hace perder una hora de sueño, cosa que ocurrirá en 5 meses más. Vuelvo a señalar que estos cambios de horario no son saludables en general y tienen consecuencias, especialmente cuando no se favorece un sueño normal”, asegura el Dr. Enzo Rivera, neurólogo de Clínica Ciudad del Mar.

Finalmente, Fernando Marchant, psicólogo de Vidaintegra, asevera que “el cambio de hora puede afectar a ciertas personas más predispuestas a los desajustes de los horarios. Sin embargo, a la mayoría de las personas le toma menos de una semana lograr una nueva adaptación, sin mayores inconvenientes. Se suele experimentar irritabilidad, cierto cansancio y descenso en la motivación por hacer las cosas, afectando también las horas del sueño, todo esto producto de haber cambiado la hora con la cual se estaba funcionando a diario y por largos meses”.

Comenta