Dra. M. Jacqueline Sepúlveda C

Dra. M. Jacqueline Sepúlveda C

Directora Academia de Innovación UdeC. Socia Red de Investigadoras

Qué Pasa

Centenario de la Universidad de Concepción: Fundadores y el efecto Matilda

¿Estamos frente a un Efecto Matilda? Es decir ¿el logro de crear la primera Universidad fuera de Santiago será atribuido solo a los hombres, dejando el esfuerzo y trabajo de esta mujer en la sombra?


La Universidad de Concepción es reconocida como una de las instituciones de educación superior, más importantes de Chile y Latinoamérica. Es el mayor y mejor ejemplo de innovación social en Chile y es el fruto co-creado de un grupo de ciudadanos visionarios, quienes hace 100 años fueron capaces de identificar una necesidad, proponer una solución, desafiar el “status quo” y concretar su materialización.

Existen varios hitos históricos relevantes que permitieron dar origen a la Universidad de Concepción, la Universidad de la comunidad. Entre ellos; el 23 de marzo de 1917, se celebró una de las primeras reuniones, en la que participaron destacados vecinos, comprometidos con la necesidad de crear una casa de estudio, quienes son reconocidos como los fundadores.

Otra fecha memorable es el 17 de marzo de 1919 cuando se da inicio a las clases, a pesar del poco apoyo del gobierno de la época, con 123 alumnos, pertenecientes a las escuelas de Farmacia, Dental, Química Industrial y Pedagogía en Inglés, la cual es considerada un ejemplo de rebeldía ciudadana. Finalmente, el 14 de mayo de 1919 ocurre su fundación y, un año más tarde se concede la personalidad jurídica a la Corporación Universidad de Concepción.

El Archivo Fotográfico de la Universidad de Concepción (AFUDEC), ha documentado muy bien estos y otros hitos relevantes, permitiendo además tener acceso a los contenidos del desarrollo académico, social y urbanístico de la Universidad.

Entre los registros, se preserva la imagen de los fundadores de la UdeC, en la que se destacan; Enrique Molina Garmendia, Virginio Gómez González, Salvador Gálvez Rojas, Guillermo Grant Benavente, Juan Ernesto Mahuzier, Juan Perelló Puig, Ottmar Wilhelm Grob, entre otros y, en el centro de esta fotografía, una única mujer, de identidad desconocida.

Imagen de los Fundadores de la UdeC. (Archivo Fotográfico de la Universidad de Concepción)

Para lograr identificar la totalidad de los miembros de esta imagen y, en forma muy especial, a esta distinguida y enigmática mujer, el Archivo Fotográfico de la Universidad de Concepción, realizó un concurso de documentación colectiva, “¿Quién es ella? Imágenes de los(as) fundadores(as)”, sin lograr determinar su identidad.

¿Estamos frente a un Efecto Matilda? Es decir ¿el logro de crear la primera Universidad fuera de Santiago será atribuido solo a los hombres, dejando el esfuerzo y trabajo de esta mujer en la sombra?

En ciencias, son muchos los ejemplos de mujeres flagrantemente ignoradas, como la genetista Nettie Stevens, cuyos resultados de investigación dieron origen a dos tipos de cromosomas, el X y el Y, los que determinan el sexo de un ser vivo, o el caso de Rosalind Franklin, cuyos estudios fueron imprescindibles para el descubrimiento de la estructura del ADN. En ambos casos fueron sus colegas masculinos los que se llevaron la gloria. En la Universidad de Concepción, por 100 años, han sido solo “ellos”, los que han recibido el reconocimiento año tras año, dejando de lado la labor de una mujer invisibilizada. Tenemos una deuda pendiente con esta mujer fundadora, pionera y visionaria, que contribuyó a impulsar el desarrollo económico productivo, social y cultural de nuestra Región y del país.

El Centenario de la Universidad de Concepción es una oportunidad para iniciar la modernización de la institución, proyectarla para los próximos 100 años, pero también para reafirmar los valores que impulsaron su creación y dar reconocimiento, sin excepciones, a quienes participaron y tomaron parte en su fundación.



Seguir leyendo