Los científicos que descubrieron el que podría ser el nuevo "santo grial" en la Isla de Pascua

michael hall david sabatini premios fundacion bbva biologia biom

FOTO: Fundación BBVA

Ambos investigadores fueron premiados por su investigación molecular que podría ayudar a combatir el cáncer y promovería la longevidad en humanos.




David Sabatini (51) y Michael Hall (66), son los descubridores que han sido galardonados con el Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA 2020 en la categoría Biología y Biomedicina por sus aportes a la ciencia.

Hall, catedrático de Bioquímica de la Universidad de Basilea (Suiza) es un biólogo molecular de origen estadounidense y suizo, quien se dedica al estudio del crecimiento celular al igual que su compañero galardonado. Sabatini, es profesor de Biología en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y doctor en Bioquímica de padres argentinos. Además, es el fundador de Navitor (plataforma de descubrimiento de drogas patentada).

Hall, doctor en biología nacido en San Juan de Puerto Rico, descubrió la proteína llamada Diana de Rapamicina en 1991, investigando con células de levadura y David un oriundo de la ciudad de Nueva York, EE.UU., la detectó en mamíferos en 1994, cuando aún era un joven estudiante.

La proteína, conocida como mTOR (siglas en inglés), funciona como un interruptor que se enciende cuando hay nutrientes y permite el crecimiento de las células. Hasta el 60% de los tumores malignos tiene su origen en la activación anómala de este interruptor, según el bioquímico.

El gran descubrimiento

Este mecanismo sería la solución para combatir y tratar las grandes enfermedades relacionadas con el envejecimiento, el cual es conocido en la comunidad científica como mTOR, el cual fue descubierto hace ya tres décadas, lo que abrió la posibilidad de intervenir en el tratamiento de muchas enfermedades.

Lo que encontraron estos dos científicos en las tierras de las enormes estatuas de piedra más conocidas como Moáis, podría cambiar el futuro de las personas que sufren alguna enfermedad como el cáncer, la diabetes, el alzheimer, entre otras.

La molécula de David y Michael llamada "la rapamicina" - en honor al nombre nativo de la isla chilena- fue aislada de las bacterias de su suel0 en 1972 y se cree que este podría ser el supuesto "santo grial", ya que alarga la vida de ratones , moscas y gusanos; y previene enfermedades que se asocian al envejecimiento como el cáncer, en roedores, perros, monos e incluso humanos.

Sin embargo, lo profesores comentan que la idea no es que sólo se pueda utilizar para alargar la vida en más de 100 años, sino que la idea es poder vivir más y mejor. Por lo mismo, dicen que hace falta mucha más investigación para poder crear un tratamiento en seres humanos que permita la utilización de esta molécula para alargar la vida, ya que tiene efectos tóxicos que se deben evaluar.

Comer menos, vivir más

La proteína mTOR lo que hace, según describe el diario El País de España, es controlar una multitud de reacciones en cascada, en función de los nutrientes disponibles. "La rapamicina puede bloquear este proceso, engañando a las células, que actúan como si no hubiese alimento. Este efecto es la gran esperanza para alargar la vida humana. Ya en 1935, el equipo del bioquímico estadounidense Clive McCay descubrió que sus ratones vivían un 50% más si comían menos, dando lugar a la llamada dieta de la restricción calórica. Potencialmente, la rapamicina podría equivaler a comer menos y vivir más", señala el medio español.

Por lo tanto, este trabajo que es el primero en su línea, entrega pistas claves para entender por qué el ayuno controlado o una restricción calórica, lo único que hasta la fecha ha demostrado que prolonga una vida saludable, es la mejor receta para la longevidad.

Hall, bioquímico de la Universidad de Basilea, se mostró "sorprendido, agradecido y honrado" por recibir el premio. "Significa que hemos hecho algo importante para la humanidad", afirmó  y ha reconocido que "el mayor desafío ahora es desarrollar fármacos" que actúen sobre la vía de la Diana de Rapamicina sin efectos indeseados.

Comenta