¿Cómo lograr dormir con tanto calor?

sleeping-1159279_1280

Cinco recomendaciones que pueden hacer la diferencia a la hora de ir a la cama en noches de altas temperaturas.




Las altas temperaturas que se están dando cada vez más en la zona central del país, no solo afectan durante el día, también lo hacen en la noche, haciendo difícil el poder conciliar el sueño y dormir de manera adecuada.

Las principales señales externas que nos dicen cuándo dormir y cuándo despertar son la luz y la temperatura. Esta última se relaciona con procesos cerebrales y biológicos que tienen que ver con la frecuencia cardiaca, el tono muscular y que se producen mejor con menor temperatura. Por eso, el ideal es que la habitación esté entre 18 y 20°C. Así el cerebro entiende que estamos en hora de dormir y se producen unas hormonas que gatillan el proceso del sueño.

Por el contrario, a mayor temperatura ambiental, se generan estímulos en los centros de la vigilia por lo cual se tiende a estar más alerta. Esto afecta principalmente, el inicio del sueño más que la profundización de este.

Es más difícil quedarse dormido con altas temperaturas para los niños y adultos mayores, ya que sus mecanismos de compensación del sueño son, en general, más sensibles a los estímulos. Asimismo, es más complejo para las personas que ya tienen alguna enfermedad que dificulte el buen dormir.

Algunas recomendaciones para conciliar el sueño son:

- En la tarde, evitar hacer actividad física intensa.

- No consumir estimulantes después de las 5.00 de la tarde, como cafeína, alcohol y tabaco.

- Evitar comidas abundantes, muy condimentadas, frituras o que causen gases o acidez.

- La habitación debe estar oscura y con una temperatura de entre 18 y 20°C.

- Usar pijama de algodón y sábanas del mismo material.

Es muy importante no automedicarse, cualquier fármaco para dormir debe ser recetado por un  especialista, ya que estos medicamentos pueden generar sueño de mala calidad y otros efectos secundarios, porque al actuar a nivel cerebral, pueden interferir en otros procesos y aumentar el riesgo de accidentes de tránsito, por ejemplo, o alterar la acción de otros fármacos.

* Neuróloga Programa de Medicina del Sueño de Clínica Universidad de los Andes.

Comenta