¿Cómo evitar el consumo excesivo de dulces en Halloween?

Niños disfrutan de Halloween

FOTO: HANS SCOTT/AGENCIAUNO

Hay formas que ayudarán a fomentar una alimentación más sana para los más pequeños en esta festividad.




Se acerca la celebración de Halloween y además de preocuparnos del disfraz de nuestros hijos, tenemos que estar preparados para recibir a los niños que vendrán a pedir dulces.

Si bien el comercio nos entrega infinitas posibilidades para comprar, hay que tener en cuenta que la ingesta excesiva de azúcar es la principal causa de obesidad y enfermedades cardiacas, esto generó que la Asamblea General de la ONU, hicieran un llamado a disminuir su consumo a nivel global.

A lo anterior se suma el hecho de que Chile lidera el ranking de la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) de países con mayor sobrepeso y obesidad en el mundo, donde una de las mayores alzas, en relación a años anteriores, se presentó en jóvenes entre 5 y 19 años.

Estas alarmantes cifras se deben a que la gente consume más calorías de las necesarias además, debido a que no tienen conocimiento de cuáles son los ingredientes o su aporte nutricional.

Sin embargo, dejar el azúcar en su totalidad no es la solución. Lo que se recomienda es seguir una dieta variada y equilibrada, desde los macro a micro nutrientes críticos según la edad. Esto sumado a realizar actividad física, al menos tres veces por semana, aumentarán nuestra quema calórica y por ende mejorará nuestra salud.

Hay formas que ayudarán a fomentar una alimentación más sana para los más pequeños en esta festividad:

1. Repartir dulces hechos en casa: Barras de cereal caseras, frutos secos, chocolates con cacao >65% brochetas de frutas o productos sin azúcar añadida son algunas de las opciones que podemos cocinar y ofrecer a los niños cuando vengan a pedir dulces. Así tendremos conocimiento de qué les estamos dando y frente a los otros padres, demostraremos preocupación por incentivar alternativas saludables.

2. Comer antes de salir a recoger dulces: Aunque suene lógico, que un niño empiece su recorrido de Halloween con el estómago lleno es clave para que no se coma todos los dulces que le entregan.

3. Si la opción es comprar, elegir productos adecuados: Buscar dulces con la menor cantidad de sellos, con ingredientes naturales y evitando siempre colorantes.

4. Administrar las porciones: Al momento de que nuestro hijo llegue a cada, además de felicitarlo por su paseo, debemos organizar las porciones. Así evitaremos una excesiva ingesta de azúcar y ayudaremos a cuidar la dentadura de nuestros hijos.

5. Cocina en casa: Si eres de esos padres que realmente está preocupado por el peso y salud de su hijo, puedes ser el anfitrión y celebrar una fiesta de Halloween. De comida se pueden ofrecer frutas y verduras ambientadas en la festividad.

Con estos métodos podemos cuidar a los más jóvenes de enfermedades y ser un aporte para disminuir los rangos de obesidad que están presentes en nuestro país.

Nutricionista de ISS Chile *

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.