Coronavirus: Organizaciones ambientales alertan vulnerabilidad de comunidades patagónicas

Parque Patagonia 1

La priorización de las actividades extractivas por sobre la emergencia sanitaria, advierten, genera un grave riesgo para el bienestar de los trabajadores y comunidades locales de las regiones australes de Aysén y Magallanes.




Las ONG Aumen, Centro Ballena Azul, Melimoyu, Omora y Terram del grupo de trabajo Patagonia Mar y Tierra -orientados a la protección de los frágiles ecosistemas patagónicos y el desarrollo sostenible de sus comunidades-, expresaron su preocupación por la situación en que se encuentran los habitantes de comunidades remotas que “constituyen el alma de la Patagonia chilena”, en el actual escenario de pandemia por coronavirus.

El aislamiento en que viven estas comunidades, que pudo haber sido favorable para dificultar el acceso de posibles contagiados por Covid-19, dicen, “juega hoy en contra de ellas”.

“La priorización de las actividades extractivas por sobre la emergencia sanitaria genera un grave riesgo para el bienestar de los trabajadores y comunidades locales de las regiones australes de Aysén y Magallanes, dejando a estos sectores en una posición de vulnerabilidad frente a la pandemia”, expresaron en un comunicado.

La preocupación, dicen las organizaciones, es que el brote que se da en regiones patagónicas, como es el caso de Aysén -donde 5 de los 7 casos confirmados están vinculados a una planta salmonera-, encuentren a la población desprotegida y sin acceso a un sistema de salud que cumpla con disponibilidad y calidad necesaria para atender a la comunidad que podría verse afectada por coronavirus.

“Entendemos y apoyamos la decisión de los alcaldes de Aysén y la Asociación Regional de Municipalidades (Aremu) que proponen solicitan medidas que reduzcan los riesgos de transmisión hacia sus comunidades e instamos a las empresas activas en la Patagonia a acatar de inmediato el llamado de los alcaldes y esperamos que las autoridades se guíen por el principio precautorio y privilegien el bienestar de las comunidades por sobre intereses económicos de corto plazo”, detallan.

Por su parte, Marcelo Santana, presidente de la Aremu, señala que para los alcaldes de la región, “es muy importante tomar medidas hoy para evitar la propagación del virus”.

Cinco de los siete casos de la región de Aysén, indica Santana, son producto de personas que las salmonicultoras han transportado desde Puerto Montt, desde Santiago, “entonces, traen personas de comunas con brotes activos, con contagio comunitario, a una región que está libre de esto”.

“Nosotros no estamos pidiendo que las empresas dejen de trabajar”, resalta Santana. La solicitud de Aremu, dice, es que se exija cuarentena obligatoria para todo el que entre a la región o que se contrate mano de obra de Aysén

“Si no se adecúan los turnos, si no deja de haber rotación, lo que finalmente va a pasar es que la industria no va a poder operar y eso va a ser peor que tener menos gente trabajando en los centros de cultivo. Pero lo que están haciendo ahora, rotando personal cada 15, cada 20 días, lo que está provocando es una relación tensa con los alcaldes, con las comunidades”, subraya Santana.

Comenta