Crean nuevo medicamento como terapia, variante Delta afecta más a los no vacunados y retiran importante estudio sobre ivermectina: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

En casi 20 meses de pandemia, el virus sigue sorprendiendo mientras los científicos, un paso más atrás, intentan frenarlo con el desarrollo de vacunas y posibles tratamientos.




1. Desarrollan novedoso medicamento para combatir el coronavirus

Solo en el siglo XXI, el mundo ha debido enfrentar cinco pandemias (SARS-CoV, gripe aviar, AH1N1, MERS-CoV y Sars-CoV-2). De ellas, tres han sido emergencias sanitarias globales iniciadas por coronavirus.

Buscando un tratamiento que pueda servir no solo para este y también para otros coronavirus, esta semana se supo que ciéntíficos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern desarrollaron un novedoso medicamento para tratar el Sars-CoV-2 y los futuros coronavirus.

El equipo de la casa de estudios en el Centro de Genómica Estructural de Enfermedades Infecciosas (CSGID, sus siglas en inglés) logró expresar, purificar y cristalizar la proteína nsp16, que se une al fragmento genómico del virus Sars-CoV-2 mantenido en su lugar por un ión metálico. Este fragmento es utilizado como “plantilla”, responsable de contar con los componentes elementales del virus para su posterior replicación.

La nsp16 es considerada un elemento clave para la supervivencia de los patógenos, especialmente de los coronavirus, encontrándose en las distintas versiones de éste, y que le permitiría al virus “esconderse” del sistema inmunológico del organismo infectado, logrando replicarse sin una “barrera” que lo contenga.

Este estudio entregaría la información necesaria para el desarrollo de medicamentos contra el Sars-CoV-2 y nuevos coronavirus.

Gracias a esta investigación, ahora es posible fabricar un medicamento que se ajuste específicamente a este “bolsillo único” donde se encontraría la proteína que bloquearía la función de la nsp16, deteniendo al virus antes de que las personas se enfermen en demasía. Este fármaco podría ser administrado al inicio de la presencia de síntomas, para evitar su desarrollo y complicaciones.

2. Experto de Clínica Mayo advierte: la variante Delta infectará a todos los que no sean inmunes

El doctor Gregory Poland de la Clínica Mayo, habló hace algunos días sobre los riesgos que puede traer la diseminación de esta nueva mutación.

El virus Delta es entre un 50% y un 60% más infeccioso que la variante Alpha”, indicó el especialista en un comunicado de prensa esta semana. Es más, dijo la Delta “encontrará a todos los que no sean inmunes”.

El especialista mostró preocupación ante el aumento de casos por parte de jóvenes, quienes han sido los últimos en ser agregados a las campañas de inoculación de los países y que algunos padres han estado indecisos en vacunarlos o no. A su juicio, no estar vacunado hoy representa “un peligro grave, actual y presente para usted y la salud de sus familias”.

Doctor Gregory Poland, especialista de Clínica Mayo

El doctor recalcó que a pesar de las variantes más transmisibles en circulación, las vacunas que actualmente están en el mercado siguen brindando una buena protección ante un posible contagio.

Las vacunas que tenemos disponibles son todas extraordinariamente efectivas contra la muerte, la hospitalización y las enfermedades graves debido a la variante Delta, así como a la otras variantes. Sin embargo, eso no significa que (la vacunación) ofrezca una protección del 100% contra grados menores de infección”, sostiene Poland. El doctor señala que, en lugar de contraer una enfermedad grave o ser hospitalizado, es posible que tenga una pequeña posibilidad de una infección asintomática o leve, o incluso una probabilidad muy pequeña de una infección moderada.

3. “Bajaron” un importante estudio sobre ivermectina

Andrew McLachlan, decano de Decano de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Sidney y publicado en The Conversation, analizó lo que ha ocurrido con la ivermectina, es un fármaco contra los parásitos, incluidos los piojos, y su accidentado historial como probable tratamiento del Covid-19.

Autoridades sanitarias de Bolivia señalaron a comienzos de la pandemia que este antiparasitario podía ser utilizado en casos de Covid. En la foto de archivo Manuel Negrete sostiene un frasco recién comprado en una farmacia local de Santa Cruz. FOTO: Reuters

El académico señala que aunque la mayor parte de los estudios hasta ahora muestra que no hay suficiente evidencia de que la ivermectina sea útil para tratar o prevenir el Covid-19, ya sea sola o con antibióticos o suplementos, en redes sociales y algunos pocos científicos siguen insistiendo en que sí podría ser de ayuda durante esta pandemia.

Pero ahora se ha retirado un gran ensayo clínico que parecía mostrar resultados positivos para la ivermectina.

“A medida que avanzaba la pandemia, también lo hacían los ensayos clínicos con ivermectina. Pero cuando los expertos que redactan las pautas de prescripción de los médicos revisaron los datos, no encontraron evidencia suficiente para respaldar la ivermectina para tratar o prevenir Covid-19. Estos grupos incluyeron el Grupo de Trabajo Nacional de Evidencia Clínica Covid-19 de Australia y la Organización Mundial de la Salud . En cambio, dijeron que la ivermectina solo debería usarse en ensayos clínicos”, señaló en la publicación.

Según McLachlan, “el resumen más sólido de la evidencia de la ivermectina en Covid-19, publicado en junio, va un paso más allá”. Es más, “encontró evidencia disponible que mostraba que la ivermectina no funcionó entre los diez ensayos clínicos de mayor calidad (controlados aleatorios), que involucraron a más de 1.100 pacientes con Covid-19 tratados con ivermectina”.

La ivermectina no redujo la muerte por ninguna causa, la duración de la estadía en el hospital o la capacidad de las personas para eliminar el virus. La revisión también dijo que la ivermectina era segura pero “no una opción viable” para tratar Covid-19.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.