DinoGorila, la productora chilena que fusiona ciencia y videojuegos

Autor: Carlos Montes

Actualmente con tres proyectos en carpeta, trabajan en conjunto con diferentes universidades y colaboradores científicos del país.


Chile vive un gran momento en la ciencia y en los videojuegos. Si bien son dos ámbitos que trabajan por separado, la productora nacional DinoGorila, se encarga de fusionarlos. A través del videojuego “Hijos del invierno”, que se ganó el fondo CNCA, promueven la ciencia de manera entretenida.

Por otra parte, también trabajan en una serie animada llamada “Locos Lab”, la cual ganó un fondo CNTV durante 2017, la cual busca educar a los niños sobre la ciencia. En paralelo, la compañía se encuentra en etapa de preproducción de “Hola Flinko”, también ganador del fondo CNTV, pero en 2018, y el fondo CNCA para música. Este último proyecto muestra el viaje de un ornitorrinco que enseña sobre los animales, promueve el cuidado del medioambiente y educa sobre los animales en peligro de extinción.

Isabel Rosemblatt, Directora de Dinogorila Creative Lab, señala que en un principio el equipo se incubó en la Fundación Ciencia & Vida, donde hacían extensión de las investigaciones científicas que allí se realizaban con series de animación y videojuegos. “Sentimos que estábamos trabajando en proyectos que eran un real aporte a la educación de los niños y en entusiasmarlos por temas que a veces parecen muy complejos. Pudimos dar talleres y charlas, y ver cómo los niños se iluminaban con el contenido, y que la ciencia podía ser algo realmente entretenido para ellos si se les presentaba de una forma diferente. Es allí donde vimos una oportunidad”.

Con la idea de crear proyectos más masivos y con alcance internacional, cuenta Rosemblatt, decidieron independizarse y crear Dinogorila. “Un laboratorio creativo donde nos hemos enfocado principalmente en crear proyectos que puedan tener un gran alcance y que por su carácter de entretención puedan llegar a muchos niños de distintas edades. Queríamos llegar más allá del colegio y directamente a las casas de los niños, a sus móviles, la televisión, hacer proyectos que fueran parte de sus momentos de ocio, pero con contenido relevante. Buscamos crear proyectos que puedan igualar las series y videojuegos que ven los niños hoy en día en los principales canales de televisión e internet”, agrega.

La serie animada Locos Lab tuvo el preestreno de un capítulo recientemente en el Congreso Futuro, donde además se tocaron las canciones de la serie en vivo. La seríe debería estrenarse a fin de año por TVN, VTR y señal Colombia, y ya cuenta con distribución internacional para ser llevada a más territorios y doblada al inglés.

También el proyecto Hola Flinko, que es para niños en edad preescolar, cuenta Rosemblatt, busca dar a conocer a los niños y a sus padres sobre los animales que habitan nuestro continente, los peligros que enfrentan y que somos parte de un ecosistema mucho mayor que hay que proteger. “Hola Flinko ya cuenta con un disco musical financiado por el Ministerio de la Cultura y las Artes, que se lanzó hace poco y que está por lanzarse en las principales plataformas de streaming. El proyecto cuenta con una coproducción en Brasil, y recientemente se adjudico el fondo CNTV 2018, con lo cual se comenzará la producción de la serie animada durante este año”, añade.

Mientras que el videojuego Hijos del Invierno, en tanto, muestra la historia de dos hermanos en un mundo frío lleno de desafíos y con una historia profunda, que se conoce a medida se avanza en el juego. “Este videojuego nos habla de las relaciones interpersonales y la conexión con la magia y la naturaleza, siempre buscando crear productos de calidad y con contenido interesante que nos puedan entregar una reflexión sobre el mundo en que vivimos y como mejorarlo”, establece Rosemblatt.

Para generar este tipo de contenido, trabajan en conjunto con científicos y diferentes equipos de investigación. “Tenemos la suerte de contar con grandes colaboradores de distintas instituciones, como la Universidad de Chile, la Universidad Católica, la Fundación Ciencia & Vida, entre otros. Cada proyecto tiene necesidades diferentes, por lo que dependiendo de esto es que buscamos colaboradores que nos puedan ayudar con la validación científica de todo lo que hacemos, y realmente la disposición de los científicos por ayudar en este tipo de proyectos es impresionante, siempre están muy dispuestos a colaborar por difundir la ciencia al público general. Por ejemplo, para Hola Flinko, que busca enseñar sobre animales, contamos con la colaboración de Buin Zoo para validar el contenido”, señala Rosemblatt.

 



Seguir leyendo