Inapi, el organismo público en que más se trabaja desde la casa: uno de cada tres funcionarios hace teletrabajo

INAPI

Se trata del organismo estatal que más teletrabajo realiza entre las reparticiones públicas: el 34% de sus trabajadores labora desde su hogar.




En marzo de 2017 el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (Inapi) inició su camino al teletrabajo. Entonces comenzó funcionar en esta institución una iniciativa piloto que buscaba que hasta el 10% de sus trabajadores pudieran realizar teletrabajo.

Se convirtió así en la primera institución del Estado en instalar esta modalidad de trabajo. Al inicio, de los 179 trabajadores que tenía Inapi, 17 podían trabajar desde su casa.

Hoy con la misma cantidad total de funcionarios, ya son 61 los teletrabajadores que representan al 34% de los funcionarios. Entre quienes participan del programa hay profesionales, técnicos y personal administrativo y de ellos, el 37% son mujeres.

¿Cómo funciona?

Según explican en Inapi, para decidir quiénes pueden optar a esta modalidad, primero se establecen cargos que sean "teletrabajables" sobre la base a si las funciones del mismo pueden realizarse a distancia. Para eso se considera, por ejemplo, documentos digitalizados, sistemas informáticos de trabajo y registro de la producción de cada persona. Quedan excluidos aquellos cargos que por su naturaleza no pueden realizarse a distancia, como la atención de usuarios en las oficinas de la institución.

Luego, tras definir los cargos, se abre un proceso de selección donde las personas de forma voluntaria postulan a ocupar uno de los cupos. Como criterios de selección se considera la evaluación de desempeño, antigüedad en el cargo, conocimientos en uso de tecnologías de la información y telecomunicación y aspectos administrativos como seguridad de la información e higiene y seguridad laboral.

La directora de Inapi, Loreto Bresky, señala que antes de ejecutarse el proyecto, "nuestros teletrabajadores recorrían más de 25 kilómetros promedio para llegar desde sus domicilios a su lugar de trabajo. "Ese es uno de los mayores impactos de esta modalidad, porque beneficia directamente a los funcionarios, en términos de tiempo y disminución del estrés propio que genera la movilización en horas punta", indica.

Medición

Para evaluar el impacto de esta medida se realizan mediciones de conciliación de la vida laboral y familiar mediante la aplicación de una encuesta diseñada especialmente para este programa con el apoyo de consultores expertos.

Estas mediciones se realizan de forma periódica y se construyen a partir de un índice que incluye más de 50 subvariables que permiten facilitar el seguimiento.

De esta manera, se ha podido comprobar que desde el inicio del programa (marzo 2017), quienes participan del programa de teletrabajo han aumentado más de 20% en una de estas subvariables, llamada de conciliación de vida laboral – familiar, mientras que los no teletrabajadores han visto aumentar esta variable en sólo 10%.

"Quienes viven a más de 30 minutos de la oficina, en transporte público, han alcanzado un 77% de conciliación de vida laboral – familiar. Es decir, manifiestan que sus obligaciones y responsabilidades, no son impedimento para generar otras actividades de su vida personal", indica Bresky.

[caption id="attachment_952511" align="aligncenter" width="735"]

Loreto Bresky, directora de Inapi[/caption]

Pero eso no es todo. La productividad también aumentó: 33% en patentes y 10% en marcas. "Esto sugiere que este sistema abre un nuevo paradigma. Se trata de una modalidad que estimula el buen ejercicio laboral y el desempeño en base a objetivos cuantificables", dice la directora.

Otras instituciones

Según Bresky, la institución ha logrado consolidar un sistema de gestión con excelentes resultados y con una metodología escalable y replicable en otras instituciones del Estado. Además, se desarrolló una adaptación técnica y administrativa. "Este es un punto clave en la implementación, porque requiere de tecnologías y plataformas con trazabilidad de gestión, advierte.

También, se precisó de un moderno sistema de digitalización de documentos, firma electrónica, equipamiento físico y los debidos protocolos en materia de seguridad de la información, añade Bresky.

A la fecha, varias organizaciones públicas y privadas se han acercado a consultar respecto al proceso de implementación, medición y los resultados obtenidos por esta institución. Entre ellas, la Comisión Chilena de Energía Nuclear, Comisión Nacional de Energía, Superintendencia de Salud, NIC Chile, Diario Oficial, Contraloría General de la República, Chile Compras, Codelco, Registro Civil y Banchile Inversiones.

Por el momento, no está dentro de los planes seguir sumando teletrabajores en Inapi. "El crecimiento implicó un gran desafío institucional, que pudo ser sorteado exitosamente debido a que se habían generado las condiciones propicias para su escalabilidad. Actualmente nos encontramos en un proceso de consolidación del modelo, que considera numerosas etapas de medición, en el marco de una estrategia de mejoramiento continuo. Por lo tanto, queremos ser muy rigurosos para seguir manteniendo los altos estándares de eficiencia", explica la directora.

Comenta