Narón, el pueblo gallego a dieta