Valparaíso: semillero de emprendimientos científico-tecnológicos

Ascensor Concepción de Valparaíso. Foto: Dedvi Missene




Una primera caracterización de las empresas de base científico tecnológica (EBCT) en Valparaíso, realizada por nuestra cartera, evidencia hallazgos llamativos. En un conteo inicial, hemos podido vislumbrar a más de 70 empresas de estas características -cifra auspiciosa para la región- ya que implica una masa crítica importante de actores que están impulsando la creación y sostenimiento de empresas de este tipo. ¿Qué potencial tienen estas empresas frente a la reactivación económica? ¿Cuáles son sus problemas al momento de crecer? ¿Cómo puede el Estado apoyar estas iniciativas?

Este tipo de empresas son agentes transformadores, dinámicos y de valor para el desarrollo socioeconómico de la región y el país. En ellas, destaca como eje central, la fuerte orientación a la creación de nuevo conocimiento e innovación, muchas veces con el apoyo de centros de investigación y universidades, lo cual fortalece el ecosistema científico y tecnológico territorial.

Son empresas ágiles, pequeñas y eligen como áreas de desarrollo, el aportar con nuevas tecnologías al mundo de las TIC (Inteligencia Artificial, IOT, Big Data), a la Biotecnología, entre otros campos de la vanguardia en ciencia y tecnología. Dadas estas características, sus oportunidades, pero también necesidades, son muy distintas a las que observamos en los emprendimientos tradicionales.

Ante esta situación es que en la Seremi de Ciencia, hemos estado trabajando para conocer más profundamente las cualidades, perfiles, realidades y desafíos de las EBCT. Creemos que es de vital importancia ahondar en ellas y articular redes de apoyo, reforzando soportes multisectoriales en su beneficio. Vemos que los campos de acción más evidentes son la industria biotecnológica e inteligencia artificial, las cuales de por sí son estratégicas y cuentan con ritmos de escalamiento vertiginosos en Chile y el mundo.

Desafortunadamente, no todo son buenas noticias. Algunos de los desafíos que se evidencian son las dificultades para sobrevivir en el tiempo, ya que sus ciclos de maduración son dispares dependiendo de la tecnología trabajada. Por tanto, muchas de las EBCT, están condicionadas a la postulación y adquisición de fondos público-privados para su supervivencia, mientras consolidan servicios y productos que las llevarán a la futura estabilidad.

Por otra parte, dentro de los equipos hay una baja diversidad de género, hecho que debiera trabajarse y que se encuentra relacionado con la nueva Política de Igualdad de Género del Ministerio de Ciencia. Sabemos que en la región existe con creces el talento femenino en ciencia y tecnología, que podría nutrir de nuevas perspectivas a las EBCT, por lo que estaremos incentivando una participación más representativa.

Este levantamiento es solo un comienzo. Esperamos que al exponer esta realidad podamos incentivar a diversos actores a la creación y crecimiento de nuevas EBCT, promoviendo redes de colaboración con el ecosistema de ciencia, tecnología, conocimiento e innovación. Apuntamos a que en un futuro, no muy distante, Valparaíso pueda ser nombrada con propiedad polo tecnológico y semillero de las EBCT en Chile.

*Seremi de Ciencia Macrozona Centro

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.