María José Becerra (PS): “Antes de preguntarnos si necesitamos iniciativas exclusivas del Presidente, tenemos que poner diques de contención a la desigualdad”

María José Becerra, economista y candidata constituyente por el distrito 14.

Una Constitución con enfoque de género, profundizar el principio tributario de progresividad y el derecho a la vivienda con prohibición de especulación del suelo, son algunos de los ejes decisivos para la economista y candidata constituyente del PS.




Economista, máster en investigación en Development Studies de The London School of Economics y militante socialista. Esas son algunas de las definiciones de María José Becerra, quien se presentó como candidata de la Lista del Apruebo para escribir la nueva Constitución. La zona por la que apuesta representar es el distrito 14 (San Bernardo-Paine).

En palabras de la candidata del PS desde su profesión ha podido ver cómo la actual Constitución “ha cristalizado la desigualdad y la injusticia en Chile”.

¿Por qué quiere representar al distrito 14 en la Convención?

Mi historia nace en Melipilla, mis abuelos son de allá y parte de mi vida la he vivido en San Bernardo. He podido estudiar desde hace más de diez años y dedicar mi vida profesional al estudio de la desigualdad económica y social, desde allí estoy a disposición de los vecinos de la provincia de Maipo, Melipilla y Talagante.

¿Cuáles son los puntos que deben estar presentes para que una Constitución pueda llamarse feminista?

Dentro de las desigualdades de género, las mujeres hemos sido invisibilizadas de la historia de Chile. Por tanto, una Constitución que tienda a poner un dique a la desigualdad necesariamente tiene que reconocer cuáles son estas desigualdades estructurales que han tenido las mujeres. Necesitamos transitar a la construcción de equidad de género y esto se plasma a través de un enfoque de género en toda la Constitución que esté basada en los principios, los valores, las instituciones que recoge y que puedan marcar una merma en esa desigualdad.

¿Cree que la paridad de género debería permear a los poderes del Estado y que esto quede expresado en la Carta Fundamental?

Esto implica que necesitamos necesariamente avanzar a criterios de paridad en todos los aspectos de la vida democrática por ejemplo en el reconocimiento del trabajo de cuidado. Por otro lado, cuando decimos que la mujer tiene que participar plenamente en la vida política de un país tenemos que dar el reconocimiento a la participación de mujeres en los ámbitos económicos, necesitamos más democracia económica para las mujeres.

¿Cómo cree que se dará la discusión sobre el principio de subsidiariedad?

Necesitamos transformar esta Constitución de un Estado subsidiario a un Estado democrático y social de Derecho, eso como primera cosa. Por otro lado, debiésemos aspirar a ampliar el rol de la economía en el desarrollo y crecimiento de Chile, esto significa pasar a un Estado que reconozca las distintas formas y expresiones económicas, las cuales son las sociedades anónimas, cooperativas, espacios de comercio justo y la generación de cadenas cortas de valor. Y por supuesto también las empresas estatales, que pueden ser consideradas estratégicas. Ese espacio de ampliación en la concepción de la economía nos va a permitir desconcentrar el mercado chileno. Por otro lado, nos va a permitir tener una mejor distribución del valor social del trabajo y del capital en una sociedad que se precie con un modelo distinto de desarrollo.

Con respecto a la iniciativa de gasto fiscal que es atribución exclusiva del Presidente, ¿cree que se debería añadir esta atribución al Congreso?

Antes de preguntarnos si necesitamos iniciativas exclusivas del Presidente o del Congreso, tenemos que poner diques de contención a la desigualdad y preguntarnos cómo vamos mitigarla. Una de las correcciones necesarias a este modelo es cómo hemos reconocido esta desigualdad en los espacios territoriales y que fue resuelta a través de decisiones políticas. Esta decisión ha hecho que cuatro comunas de este país tengan una inversión per cápita de alrededor de un millón 200 mil pesos; si comparas eso con el per cápita de Maipo, Melipilla y Talagante, por habitantes no superan los 150 mil pesos. Ese es el corazón de la desigualdad.

¿Cambiaría el modelo, atribuciones o funciones del Banco Central?

Dentro de la política monetaria, el Banco Central es una institución que ha funcionado bien. Mi opinión es que el Banco Central es una institución económica que debe estar al servicio del bienestar, al desarrollo de las y los ciudadanos de Chile. Ahí también es importante el rol de la política tributaria, hoy los tributos en Chile no permiten generar las políticas públicas acordes a la inclusión del progreso en este país. Por tanto, necesitamos definir un principio tributario de carácter progresivo en la Constitución, ya que Chile paga muy pocos impuestos. La concepción de impuestos en Chile es un 21%, mientras que en sus pares desarrollados es un 35%.

Sobre el derecho a la vivienda, dice que además se debe prohibir la especulación de la tierra. ¿Por qué es necesario que se discuta sobre especulación del suelo en la Constitución?

Cuando uno analiza los comités de vivienda en las provincias de Maipo, Melipilla y Talagante, nuestras vecinas y vecinos para adquirir su casa están demorando de 10 a 15 años. Eso pasa por la falta de terrenos y por la especulación que hay de los terrenos, sobre todo en la Región Metropolitana. Mi propuesta es que la provisión de derechos sociales como salud, educación, vivienda necesariamente tiene que estar definida como sin lucro. Hay algunos buenos ejemplos como Alemania, en donde son los municipios y los gobiernos regionales los que están a cargo de la compra de terrenos para la no especulación. No veo por qué en Chile no lo pudiésemos hacer.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.