Científicos descubren qué música le gusta a las plantas e insectos

Autor: Daniela Silva

De acuerdo al estudio hay ciertos géneros, como el rock, que los insectos y plantas no aprecian mucho, y terminan por afectar toda la cadena trófica de su ecosistema.


Si bien los seres humanos pueden disfrutar variados géneros musicales, en el mundo de los insectos y plantas, hay ciertos grupos que no los ayudan para poder crecer y vivir en equilibrio.

Un nuevo estudio publicado en la revista Ecology and Evolution ha revelado que hay ciertos géneros, como el rock, que los insectos y plantas no aprecian mucho, y es más, afectan toda la cadena trófica de su ecosistema.

Para llegar a estas conclusiones el biólogo Brandon Barton de la Universidad del Estado de Misisipi decidió poner a prueba su banda favorita, AC/DC y al dicho y canción de la banda “el rock and roll no es contaminación acústica”.

Para esto, expuso a varias colonias de pulgones de la soya y de chinitas a varios géneros de música – entre ellos el disco Back in Black de AC/DC– a un volumen alto (entre 95 y 100, el ruido que produce una cortacésped). Adicional a la música, también incluyeron un disco con sonidos ambientales de ciudad, como bocinas de automóviles y taladros.

Los resultados arrojaron que sin música las chinitas reducían la densidad de los pulgones de la soya casi a cero, y por consecuencia, las plantas crecían sin problemas. Este mismo efecto se obtuvo al exponer a los insectos a música country y folk.

En contraste, al poner música de AC/DC, la población de pulgones de soya aumentaba significativamente y el crecimiento de la planta de soya disminuía. En este caso, las chinitas no estaban reduciendo la población de pulgones de soya.

En cifras, la población de pulgones de soya era 40 veces mayor en el segundo grupo, y las plantas era un 25% más pequeñas.

Si bien los resultados no indican por qué la música rock afecta tanto a los insectos, Barton sospecha que se podría deber al bajo de la música. Las vibraciones de este instrumento podrían ser demasiado estímulo para que las chinitas puedan detectar a los pulgones de soya o para moverse de forma estable entre las plantas.

“Los insectos no tienen oídos, y por tanto no pueden escuchar como nosotros. Todos los sonidos son solo vibraciones”, indicó a Newsweek. “Si han ido a un concierto, pueden sentir ese bajo”.

Según indicó Barton al medio, si bien el efecto de la música puede parecer como algo trivial para estudiar, es muy importante, pues la perturbación biológica, incluso al nivel de la chinita, puede afectar a toda la cadena trófica.

#Tags


Seguir leyendo