Florence se intensifica y EEUU ordena la evacuación de más de un millón de personas

Huracán adquirió categoría 4 y se espera que toque tierra este jueves en Carolina del Norte y del Sur.


La intensidad de los vientos que alcanzan las tormentas que se forman en el océano determina si estas se transforman o no en huracanes. Cuando se trata de tormenta tropical, el sistema registra vientos entre los 60 y 118 km/h. Con el paso de los días, esta tormenta se puede transformar en huracán categoría 1 si alcanza vientos entre los 119 y 153 km/h.

Según esta escala, si los vientos están entre los 209 y los 251 km/h, alcanzan la categoría 4, que según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, conlleva altas probabilidades de causar daños devastadores.

Y, precisamente, el huracán Florence, que amenaza ahora con alcanzar la costa este de EE.UU. en las Carolinas (Carolina del Norte y Carolina del Sur), podría llegar a tierra con categoría 4.

Según el Centro Nacional de Huracanes, “todo indica que Florence será un huracán categoría 4 extremadamente peligroso mientras se desplaza sobre el Atlántico occidental hacia el sur de EE.UU.”.

Este jueves en la noche se estima tocará tierra en Carolina del Norte y del Sur con vientos de más de 200 km/h. La proyección muestra que su centro pasará por Bahamas y Bermudas el martes y el miércoles.

Por ello, las autoridades locales están realizando evacuaciones preventivas en la zona, como el condado de Dare, cuyas autoridades ordenaron a todos que abandonaran la isla Hatteras el lunes. Los residentes y visitantes en lugares turísticos populares como Duck y Corolla tienen como fecha límite este martes.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, dijo que le había pedido al presidente Donald Trump una declaración federal de desastre antes de la tormenta.

Trump replicó a través de un tuiteo que el gobierno federal estaba monitoreando la tormenta y estaba listo para ayudar.

En Carolina del Sur, el gobernador Henry McMaster ordenó evacuar todo el litoral del estado a partir del mediodía del martes, mientras el gobernador de Virginia determinó lo propio para unos 245.000 residentes de zonas bajas de la costa, con lo que cerca de 1,3 millones de personas deberán dejar sus hogares en el país.

En Chile, el meteorólogo de la Oficina de Servicios Climatológicos Diego Campos explica que los huracanes son sistemas atmosféricos que giran alrededor de una baja presión. “Estos sistemas tropicales se caracterizan por alimentarse de la energía térmica de la superficie. Transforman el calor de la superficie del océano en energía mecánica: el viento”, señala.

Dos amenazas más

Florence, con vientos entre 113 y 130 km/h, no es el único que acecha a la costa este de Norteamérica y El Caribe. Tras este huracán, otros dos grandes sistemas se están formando por detrás: Isaac y Helene. En la mañana de este lunes, Isaac, en el Atlántico tropical, ya estaba en categoría 1, mientras Helene, ubicado sobre el Atlántico este, alcanzaba categoría 2.

Seguir leyendo