La Tercera

Francisco Saavedra: “Para mí el amor nunca ha tenido ni color, ni raza, ni sexo”

Les pedimos a varias personas que nos respondieran este cuestionario incómodo de 10 preguntas sobre la migración haitiana, las que fueron elaboradas con la ayuda de expertos en encuestas de comportamientos y hábitos. Finalmente, fueron 14 las que se atrevieron. Éstas son las respuestas de Francisco Saavedra.

*****

¿El chileno común aprobaría el matrimonio de un hijo(a) con un haitiano?

El chileno, en general, es bien prejuicioso y le cuesta aceptar las diferencias. Lo digo yo,  que grabé un programa de gente distinta. A la gente le cuesta aceptar una pareja de ciegos o un hombre bajo con una mujer alta.  No sé si aprobarían el matrimonio de un hijo con un haitiano. Quizás una parte sí, pero el lado más prejuicioso no, porque podrían llegar a pensar que lo están haciendo por interés.

¿Tendrías una relación de pareja con un haitiano(a)?

Claro que sí. Para mí el amor nunca ha tenido color, raza, sexo ni religión; el amor es el amor. El que se ha enamorado de verdad sabe perfectamente que somos todos distintos. Para un haitiano, yo puedo ser un gallo raro por ser alto y blanco. Pasa que aún vivimos en una época en que las personas de color tienen que pelear por sus derechos y eso es bien duro. Las personas diferentes, distintas a la norma común establecida tienen que pelear y eso es tremendo.

¿Encuentras que los haitianos huelen diferente a los chilenos?

Me da un poco de pudor responder esta pregunta. En todos lados hay gente con olores distintos. No hay que ser tajantes, porque a veces no están los medios para que un chileno o haitiano puedan lavarse con jabón o champú o ponerse colonia. Una cosa que a mí me duele es el olor a pobreza porque es injusto. Hay personas que viven con siete personas hacinadas en una habitación y obvio que olerán de otra manera. Hay gente sin calefacción ni estufa en invierno, que viven en la humedad, que obvio olerán distinto. El olor a injusticia es el que a mí me duele.

¿Cambiarías a tu hijo(a) de colegio si te enteras de que su profesor(a) es haitiano(a)?

Jamás. Eso sería lo más discriminatorio que puede haber. Tengo como base el no discriminar por nada; sexo, religión, color. Me duele responder estas preguntas, de hecho.

Si arriendas una pieza en tu casa, ¿se la arrendarías a un haitiano?

Si tuviera una pieza se la arrendaría a un alemán, a un haitiano, a un japonés, a un húngaro o a quien sea. Mientras sea una buena persona y me pague todos los meses, todo bien.

¿Te quedarías tranquilo(a) con el diagnóstico de un doctor haitiano?

Sí, no porque un médico sea haitiano va a tener menos conocimientos que uno chileno. Si es médico, tuvo la posibilidad de estudiar, de educarse, de salir de su país, y ser una lumbrera. Si está en una parte atendiendo con todas las de la ley es porque es una persona que está capacitada.

¿Crees que la llegada masiva de haitianos a nuestro país podría afectar negativamente su desarrollo?

No hay que confundirse. En el año 73 Chile expulsó de nuestro país a muchos chilenos y eso hizo que nosotros tengamos una línea de crédito con el mundo entero porque recibieron a muchos compatriotas exiliados. Cuando dicen esas frases tan tontas que “nos quitan el trabajo”, es falso. La gente que trabaja lo hace porque tiene capacidades, la gente que es floja lo es por naturaleza, la gente que no tiene ganas de surgir no va a surgir. Hay veces en que la vida es injusta, sí, es injusta, pero no creo que tenga por qué afectar el desarrollo de nuestro país. Tienen mucho que aportar en cuanto a su cultura y muchas otras cosas. Pero sí creo que hay que legislar en cuanto a políticas migratorias. No quiero que entre al país, sea de la nación que sea, ninguna persona que haya estado acusada por algún delito, porque ya estamos con problemas altos de delincuencia. Lo otro que me preocupa mucho es volver a la esclavitud.

He leído hartos reportajes donde se acusa a un ex senador de la República de traer inmigrantes para hacer trabajos de fuerza y trabajos pesado. Eso me parece que debe ser condenado por todo el mundo si es que se llega a comprobar, porque eso sí que afectaría el desarrollo de nuestro país: traer personas para darles dos chauchas, hacer trabajos de fuerza como si fueran burros de carga o como si estos fueran realmente los tiempos de la esclavitud, a mí me parece satánico. Yo le pido al Estado que a estas personas relacionadas con este tipo de cosas, ligadas al tema de trata de personas, se les investigue porque lo encuentro feroz.

¿Te parecen atractivas las características físicas de los haitianos(as)?

No sé cómo contestar esto. Todo el mundo tiene algo especial o atractivo. Es muy subjetivo.

¿Consideras que se debería restringir el ingreso de haitianos al país?

No restringir, pero sí legislar y ver quiénes están capacitados y quiénes no. Deberíamos basarnos en los modelos del mundo entero. No le cierro las puertas a nadie, sólo digo que hay que legislar y tener un control mucho más exhaustivo. Hace poco vi que sacaron del país a un haitiano que había llegado tras salir de la cárcel hace poco en su país y me pareció bien. En Chile no se debería recibir a delincuentes.

¿Te has sentido conmovido por alguna situación en especial vivida por algún haitiano?

La persona a la que le tiraron el completo en la cara, los actos de racismo, actos xenófobos, escuchar chistes que tienen que ver con los haitianos, escuchar groserías contra los haitianos. Este es un mal que tenemos en nuestro país que lamentablemente no se nos ha podido quitar. Tuvimos 17 años en dictadura y una pausa cultural donde a los niños les enseñamos que había que reírse de gente negra, homosexuales, de personas con capacidades distintas, y hasta con personas con síndrome de Down. Son 17 años en que quedamos en pausa donde nuestras mentes se atrofiaron. Creo que todas nuestras luchas, legislaciones y todo, quienes disfrutarán los cambios serán nuestros hijos o nietos.


 

Revisa acá las respuestas de los otros 13 personajes que se sometieron al cuestionario de Tendencias:

 

Mary Rose Mac-Gill, socialité: “El amor es ciego. Punto”

María José Cumplido, historiadora: “Los haitianos me parecen muy atractivos, son minos”

Pedro Cayuqueo, periodista: “Nadie migra porque está aburrido de su país”

Gabriel León, bioquímico: “El enriquecimiento cultural es bienvenido”

Matías del Río, periodista: “Son un aporte estético: atractivos, superatléticos, cuerpos que me encantaría tener a mí”

José Maza, astrónomo: “El color de piel me da lo mismo”

Ángel Carcavilla, publicista: “¿Cómo puede haber chilenos que sean tan vacas de hacer un negocio a partir del sufrimiento?”

Monserrat Álvarez, periodista: “Siento que hay una mejor imagen de la comunidad haitiana que de otras comunidades migrantes”

Juan Cristóbal Guarello, periodista: “Tiene que haber una ley de migraciones actualizada, que se aplique sin distingo de raza”

Luis Larraín, activista LGBTI: “La nacionalidad de una persona, para mí, no influye en nada”

Rafael Gumucio, escritor: “Deberíamos abiertamente entender que necesitamos más gente y de más lugares”

Arelis Uribe, escritora: “Tengo la idea de que los haitianos son más espigados y eso me parece bello”

Jani Dueñas comediante: “Me parecería un aporte que un colegio tuviera profesores de distintas culturas y distintas raíces”