Germán Marín: “Lo mejor es la distracción de trabajar”

Escritor, autor de 25 libros. 84 años.


-¿Qué le impulsa a seguir?
-La vocación literaria. Porque es una actividad que me acompaña desde joven y he continuado con ella hasta estos días. No tengo otra explicación.

-¿Se hubiera imaginado a los 30 años que seguiría trabajando a esta edad?
-Seguramente le habría dicho que sí, que continuaría hasta tarde escribiendo.

-¿En serio? ¿Cuándo tomó la decisión de seguir?
-Primeramente, no estoy jubilado. Creo que no hay una edad en que uno puede decir: ‘Bueno, paro aquí porque estoy viejo, no tengo ganas de seguir o porque estoy enfermo’. No he sido una persona últimamente de buena salud, pero he continuado con mi quehacer literario hasta el día de hoy. No sé los demás, pero de mi parte yo voy a continuar hasta donde pueda.

-¿Tiene algún costo seguir trabajando a esta edad?
-Diría que sí, porque no es lo mismo escribir a los 30 que a los 80. Cuesta sobre todo el físico, el desgaste. Escribo ahora hace unos meses solamente en las mañanas, en la tarde ya quedo cansado.

-¿Qué es lo mejor de seguir a esta edad?
-La distracción de trabajar. El trabajo literario es para mí una recreación, es a la vez una suerte de estímulo diario que tengo. Lamentablemente me agoto con facilidad, empiezo a trabajar como a las nueve. Escribo más o menos hasta la una y en la tarde me dedico a leer, ver alguna película o ir a alguna invitación a almorzar.

-¿Por qué son tan pocos los que siguen trabajando pasados los 80 años?
-No sé, porque se mueren… porque no escriben en el cementerio, debería haber una sección para escritores que sigan escribiendo.

Seguir leyendo