Se cumplen 40 años del primer bebé probeta

Louise Brown, hoy a los 40 años de edad.

Louise Brown probó efectividad de la fertilización asistida. Desde entonces, técnica ha permitido el nacimiento de más de ocho millones de niños.


El 25 de julio de 1978 el mundo presenció con expectación el nacimiento de Louise Brown, la primera persona en ser concebida con fertilización asistida.

Hasta su nacimiento, había severas dudas de la efectividad de la técnica, pero Brown, apodada la primera “niña de probeta”, probó la seguridad de este procedimiento y permitió, desde entonces, el nacimiento de más de ocho millones de niños.

Louise fue definida como “la niña milagro”. Su nacimiento, en Manchester, Inglaterra, fue saludado como un evento que superaba la imaginación, a tal punto que el New York Times publicó una editorial titulada “Concebir lo inconcebible”.

Lo inconcebible no solo se refería a la factibilidad científica de la técnica, sino también a los reparos morales.

La familia Brown fue duramente criticada por algunos sectores, al igual que los médicos que llevaron a cabo el procedimiento, que en muchas ocasiones fueron tildados de “jugar a ser dioses”.

Incluso, cuando Louis ya tenía tres meses, su madre recibió un paquete por correo que incluía sangre artificial y frases amenazantes.

Pero 40 años después de su nacimiento, la Fecundación In Vitro (FIV) ya no es una excepción, como lo confirma la creciente utilización de esa técnica en todo el mundo.

Además, ha significado la esperanza de tener hijos a millones de parejas. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro parejas en el mundo tiene problemas para tener hijos.

“Mi madre jamás imaginó que la fertilización asistida alcanzaría tal nivel de desarrollo en estos 40 años, con millones de niños nacidos. Es increíble pensar que todo comenzó con ella y mi padre”, dijo Louis en diálogo con la prensa, citada por la agencia Ansa.

La técnica consiste en extraer ovocitos del ovario de una mujer, madurarlos de forma artificial, inseminarlos in vitro, cultivar los embriones, seleccionarlos e implantarlos en el útero para que, si todo va bien, la gestación comience y llegue a término.

El camino se hizo al andar, como lo demuestran los datos más recientes presentados en el congreso de la Asociación Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), que se celebró en Barcelona.

Los mismos indican que si en 40 años nacieron más de ocho millones de niños por FIV, los que llegan al mundo en la actualidad, cada año, a través de esa técnica son más de medio millón, como lo señala el resultado de más de dos millones de ciclos de tratamientos efectuados.

En América Latina, Argentina fue pionera en materia de legislación de la fertilidad asistida. En 2013 se aprobó una ley que garantiza el acceso ilimitado de sus ciudadanos a un nuevo tipo de derecho: el de la fertilidad, en forma gratuita.

#Tags


Seguir leyendo