Arte y cultura pop: La millonaria subasta de skates que hará Sotheby’s

Por primera vez la prestigiosa casa de subastas rematará una colección privada de 248 patinetas de la marca Supreme, diseñadas por artistas como Jeff Koons, Damien Hirst y Takashi Murakami, entre otros. Se espera más de un millón de dólares por la puja que será el próximo 25 de enero.


Desde el comienzo James Jebbia, el dueño de la pequeña tienda Supreme, tuvo la visión de tratar su mercancía como obra de arte más que como objetos de uso cotidiano. Inaugurada en abril de 1994 en el barrio Soho, centro de Manhattan, la tienda dedicada al mundo de los skaters destacó de inmediato por sus paredes blancas y altas, espacio limpio y minimalista coronado por una gran vitrina de vidrio donde se exhibían las tablas de skate como si fuesen piezas de lujo. Veinticinco años después, la hoy mundialmente conocida marca que ha impuesto su sello como estilo de vida pop, da un paso más hacia su consagración: la casa Sotheby’s anunció una inédita subasta que reúne 248 patinetas de la marca Supreme, que corresponde a toda la colección de diseño limitado que ha lanzado la tienda desde 1998 hasta hoy y que han sido firmadas por algunos de los artistas más célebres como Jeff Koons, Damien Hirst, Richard Prince, George Condo, Marilyn Minter y Takeshi Murakami, además de otras marcas de lujo con las que han hecho colaboraciones como Louis Vuitton, Gucci, Lacoste y Burberry.

La puja será el próximo 25 de enero y se espera recaudar por el lote completo más de un millón de dólares, una cifra enorme para este tipo de objetos. El acervo pertenece a Ryan Fuller, coleccionista privado de Los Angeles quien comenzó a adquirirlas en 2005; su desafío más complejo fue reunir todas las ediciones limitadas lanzadas por Supreme entre 1998 y 2008 que además estuviesen en buenas condiciones. Según él, set más complejo de completar fueron las tablas diseñadas en 2003 por el del artista neoyorquino Dan Colen y tituladas Air Jordan: “Durante años sólo tuve cuatro de las cinco tablas y estaba empezando a sentir que el último de ese set ya no existía, cuando de repente recibí un correo electrónico de un tipo con el que había hecho negocios durante años, quien simplemente encontró una de las tablas en su bodega. ¡Yo estaba de vacaciones en Hawái en ese momento y recibir ese correo electrónico fue definitivamente el punto cúlmine de mis vacaciones!”, ha contado Fuller.

Cada patineta fue lanzada en números limitados y solo estaba disponible en tiendas minoristas o en el sitio de comercio electrónico de Supreme. Altamente codiciadas y coleccionables, cada una de las plataformas de skate de Supreme cuenta una historia y representa un momento en la línea de tiempo de la marca que sólo tiene un cuarto de siglo, pero que ha logrado fama planetaria llevando sus diseños ya no sólo a las tablas de skate sino también a vestuario como camisetas y calzoncillos. Además entre sus colaboradores no sólo figuran artistas sino también cineastas, músicos y fotógrafos como David Lynch, Daniel Johnston, Public Enemy y Nan Goldin.

Dentro de la subasta destaca la propia versión que Supreme hizo del clásico monograma LV (Louis Vuitton) y que se retiró en el 2000 debido a una demanda que impuso la marca de lujo francesa por infracción a los derechos de autor, pero que luego terminó en una amistosa colaboración oficial de ambas compañías en 2017, que incluyó además un estuche para guardar la patineta y otros accesorios, que hoy sin duda son de los productos más codiciados por los coleccionistas. También destacan las cubiertas del reconocido diseñador de juguetes Kaws y del artista Ryan McGuinness; una versión de La última cena de Leonardo Da Vinci y tres tablas inspiradas en Monkey Train del británico Jeff Koons.

Durante estos años Supreme ha cultivado una audiencia de nicho de consumidores de lujo por la moda callejera y tras el cierre de la subasta habrá sentado un precedente del cruce y la influencia que ha logrado la cultura pop en el mundo del arte.

 

Seguir leyendo