La necesidad de pensar en grande




En los últimos años Chile ha desarrollado un fuerte ecosistema emprendedor, lo cual dista con la realidad que el país vivía hace dos décadas. Antes, difícilmente podíamos encontrar emprendedores jóvenes y nuevos, ya que emprender no había logrado instalarse como una opción de desarrollo profesional, y era postergada por la alternativa de pertenecer a una empresa y crecer dentro de ella.

Pero hoy el ambiente es diferente, la gente joven -por ejemplo- considera el emprendimiento como una opción de vida y tener una empresa propia es visto como algo interesante y atractivo. Además, ha cambiado la actitud hacia el riesgo, principalmente en quienes no vivieron la crisis de principios de los 80 y crecieron en un ambiente económicamente sano, mostrándose más dispuestos a tomar el riesgo de innovar. Las actuales redes de apoyo son también hoy un gran impulso a emprender.

Actualmente Chile está más abierto e internacionalmente conectado, y por medio de los tratados y múltiples acuerdos con otros países, ofrece la posibilidad de conocer gente de otras partes del mundo y nuevas ideas. A esto, se suma que dentro de la región nuestro país tiene una posición de liderazgo, dada por su estabilidad económica, bajos niveles de inflación, claridad de las reglas del juego, una democracia estable, y un robusto sector financiero, convirtiéndonos en uno de los mejores lugares para iniciar un negocio. La necesidad de agregarle valor a los productos, será también una oportunidad para los emprendedores.

Sin embargo, esto no debe cegarnos, ya que países como Brasil o Argentina cuentan con un alto nivel de emprendimiento. Por lo mismo, el desafío es seguir desarrollándonos como lo hemos hecho hasta ahora y formar un ecosistema aún más robusto y exitoso. Si queremos potenciar nuestro liderazgo es fundamental que los chilenos empecemos a pensar en grande, lo que significa hacerlo con una mirada global desde el primer día.  El mercado nacional es pequeño, por lo que para generar impacto y aportar a la economía es necesario mirar más allá de las fronteras.

En segundo lugar, es clave fortalecer la cadena de financiamiento para nuevos negocios, para lo cual necesitamos más fondos destinados a etapas iniciales –particularmente aumentando el número de inversionistas Ángeles y los montos invertidos en Venture Capital-. Corfo ha hecho esfuerzos en esta línea, pero debemos seguir fortaleciendo su rol.

Los fondos desarrollados en Chile necesitan ser más grandes y tener la capacidad de invertir más allá de nuestro país, para diversificar el riesgo de mejor forma e incentivar a las empresas a convertirse en regionales o globales de manera más rápida. La participacion activa de los fondos de pensiones y compañías de seguros en el fianancimiento de emprendimiento local ha sido crucial en el mundo y deberia jugar un rol importante en Chile tambien.

El sector privado también debe dar más apoyo en estas etapas, particularmente abriendo sus redes de contactos y  apoyando al emprendedor, sin transformar el financiamiento en un mecanismo de control para los inversionistas, excluyendo al emprendedor del negocio.

Por su parte, el Estado debe estimular la innovación a nivel universitario. Para esto, debe actuar como un actor constructivo en la promoción de alianzas conjuntas junto a casas de estudios y el sector privado, apoyando los inicios de la inversión a través de la promoción de fondos de mayor escala y con enfoque global. Además, las universidades deberían promover el trabajo en equipo y el pensamiento crítico y la adaptabilidad, tan necesaria para emprendimientos en un mundo cambiante.

Si realmente queremos más casos de éxito y un país con un alto nivel de emprendimiento, debemos atender y trabajar estos puntos. Para lograr ese éxito necesitamos más fracasos y volver a intentarlo una y otra vez, ya que así aprendemos y mejoramos. Necesitamos leyes que trabajen por y con los emprendedores, pues solo a medida que tengamos más emprendimientos -que triunfen o fallen-,  vamos a llegar a lo grande que puede ser el emprendimiento en Chile.

Comenta