Planeta fútbol




CHILE VAMOS vs. Vamos Chile parece ser el verdadero partido de este domingo. En un país donde ya cuesta que la gente vote, el que la Selección juegue la final de la Copa Confederaciones el mismo domingo le agrega un problema adicional. Es cierto, teoría, una cosa no impide la otra. Uno perfectamente puede votar y ver el partido. Pero, en la práctica, sabemos que no pocos van a despertar ese día en "modo fútbol", una patología que impide hacer dos cosas al mismo tiempo.

"Primero está Chile", dijo alguien justificando su negativa a votar el domingo. Claro, la razón indica que lo que se juega en las primarias es mucho más importante para Chile que un partido de fútbol, por muy final que sea. Pero, la pasión indica otra cosa. Porque si fuera un partido político, la "marea roja" sería por lejos el más grande del país. Competir con ella es muy difícil.

Tampoco hay que ponerse grave. Éste no es un tema que solo afecte a Chile. Por algo no hay país en el planeta que se atreva a hacer competir una elección con una final de fútbol. Solo el azar provocó una situación que parece contradictoria en sí misma. Porque el partido no solo amenaza la convocatoria a las primarias. También al protagonismo. Los medios de comunicación, por ejemplo, tendrán que dividirse. En un día normal, las elecciones coparían la agenda noticiosa. Ahora tendrán dos frentes. Pero saben que el dueño del rating será el fútbol. Y si Chile gana, el titular principal ya sabemos cuál será. Y, de seguro, habrá más espacio dedicado a aquello que al resultado de las elecciones.

Tampoco ayuda en todo esto, frases célebres como la de Alejandro Guillier -algo que ya es tradicional de él-, cuando llamó a sus adherentes a que preparen bien el asado y después duerman siesta. Es cierto que su sector no participa de las primarias, pero es un comentario que no corresponde a un político. Primero, porque él era el principal defensor de las primarias y a él le hubiera encantado estar en la papeleta. Segundo, porque se espera de una persona que aspira a ser candidato presidencial una cierta visión país, que ya sabemos Guillier carece. En suma, si él va estar durmiendo siesta ese día, quiere decir que entiende poco o nada. Lo que suceda el domingo en las primarias es fundamental para sus aspiraciones. No hay que ser muy listo para entender aquello.

Bueno, pero si uno quiere ver el vaso medio lleno, el fútbol puede ayudar a las primarias de Chile Vamos y el Frente Amplio. Si vota poca gente, podrán tener como excusa el partido. Nunca sabremos si ello fue verdad, pero al menos servirá para protegerlos de una baja convocatoria. Pero si sucede lo contrario, es decir, la gente sale a votar igual en cantidades significativas, entonces será un doble triunfo. Podrán decir que su capacidad de convocatoria es tal, que incluso pudieron superar la adversidad de un partido de fútbol.

Y todo esto habla de una sola cosa: en cualquier escenario, el gran perdedor del domingo sigue siendo la Nueva Mayoría, que se farreó las primarias. Ello son los únicos que, como Guillier, parecen estar en una siesta sin fin.

Comenta