¿Intendentes o candidatos?: El desafío que deberán afrontar las nuevas autoridades en 2020

De acuerdo a la ley impulsada por Bachelet, en dos años más se realizará la primera elección popular de gobernadores regionales, figura que reemplazará a los actuales intendentes. Las autoridades en ejercicio podrán dejar sus cargos o asumir como candidatos.


Dos años claves vivirán los 15 intendentes recientemente designados por el presidente electo, Sebastián Piñera, a partir del 11 de marzo.

Ad portas de asumir su segundo mandato, el nuevo jefe de Estado entregó hoy la nómina de jefes regionales al igual como se ha hecho en las demás administraciones. Sin embargo, este período no será igual.

De acuerdo a la ley aprobada por el Congreso en diciembre de 2017 e impulsada por Michelle Bachelet, en 2020 se reemplazará a los actuales intendentes por una nueva figura, los gobernadores regionales, quienes por primera vez serán escogidos por votación popular.

De esta manera, el período de los intendentes recién nombrados por Piñera se reducirá y las autoridades deberán tomar una crucial decisión al cabo de dos años: dejar sus cargos o asumir como candidatos.

En este contexto, entre los factores que Piñera consideró al momento de escoger la lista de intendentes, estaba el hecho de que los futuros jefes regiones estuviesen dispuestos y tuvieran el potencial para ser candidatos para la elección popular.

Sin embargo, desde Chile Vamos ya han adelantado que la designación de estas 15 nuevas autoridades no signifca que vayan a ser candidatos, sino que dependerá de su desempeño.

Asimismo, si surgen nuevos nombres para enfrentar dichos comicios, se llevarán a cabo primarias.

La nueva figura

La iniciativa de Bachelet -que surgió en el marco de la agenda de descentralización de su gobierno- otorgará más atribuciones a los intendentes o futuros gobernadores regionales.

La autoridad tendrá la función de presidir el Consejo Regional, que estará integrado por personas elegidas por votación directa. Además, le corresponderá la coordinación, supervigilancia y fiscalización de los servicios públicos regionales creados por ley para el cumplimiento de las funciones administrativas que operen en la región.

Será electo gobernador regional el candidato que obtenga la mayor cantidad de votos válidamente emitidos, siempre que consiga al menos el 40% de los sufragios. Si ningún postulante alcanza esa cifra, se realizará una segunda votación, el cuarto domingo siguiente a la fecha de los comicios, entre los dos candidatos que hayan obtenido las más altas mayorías.

Además, se incorpora la figura de delegados presidenciales regionales y delegados presidenciales provinciales, quienes representarán al Poder Ejecutivo en la región.

Cabe señalar que la postulación a gobernador regional será incompatible con la postulación a cargos como el de Presidente de la República, parlamentario, consejero regional, alcalde y concejal. Asimismo, si optan al nuevo cargo, los ministros, subsecretarios y delegados presidenciales provinciales, entre otras autoridades, deberán renunciar a su función dentro del año inmediatamente anterior a la elección.

Seguir leyendo