La Haya: Chile y Bolivia realizan reuniones preparatorias a alegatos

El equipo chileno se reunió dos veces ayer en el Hotel Hilton, en La Haya.

La Paz negó que Evo Morales vaya a abrir el lunes los alegatos en la fase oral del juicio contra Chile sobre obligación de negociar una salida soberana al mar.


A menos de 48 horas de que Bolivia dé inicio a la fase oral del juicio sobre obligación de negociar una salida soberana al mar en la Corte Internacional de Justicia, el Presidente Evo Morales encabezó este sábado en La Haya dos extensas reuniones preparatorias con el equipo a cargo de la demanda interpuesta por La Paz en contra de Chile.

Morales llegó el viernes en la noche, pasadas las 23 horas, al aeropuerto de Rotterdam y desde allí se trasladó hasta La Haya, capital administrativa del País Bajo y sede del principal tribunal de las Naciones Unidas, procedente de Madrid, donde protagonizó una polémica gira, luego de que anunciara de manera errónea que había logrado un pronunciamiento de España en favor de la demanda marítima, tras reunirse con el Rey Felipe VI y el primer ministro Mariano Rajoy, lo que fue desmentido categóricamente por ambas autoridades hispanas (ver nota aparte).

Una vez registrado en el hotel Crowne Plaza, una de las primeras cosas que hizo el mandatario altiplánico fue preguntar por la ubicación del gimnasio del hotel.

Hoy, a eso de las 11 horas local, en el mismo hotel, Morales se reunió con los embajadores bolivianos destinados en Europa, ocasión en la que se analizó lo ocurrido en España y los problemas que ha enfrentado para concitar apoyos en la región respecto de la reivindicación marítima.

El peso e imagen de Evo Morales en Europa ya no son los mismos de años atrás, sostienen fuentes del equipo de la defensa de Chile, especialmente tras la decisión del mandatario paceño de desconocer los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 e insistir en su repostulación a un nuevo mandato presidencial.

Por la tarde, a las 16 horas local, y acompañado por el canciller Fernando Huanacuni y la viceministra de Comunicaciones, Paola González, Morales se trasladó hasta la sede de la embajada de Bolivia en La Haya, donde encabezó una extensa reunión de más de cuatro horas con los abogados extranjeros y el equipo, que lidera el agente Eduardo Rodríguez Veltzé, para afinar los documentos de los alegatos orales de este lunes.

Morales no quiso recibir a la prensa chilena, que se apostó por largas horas en las puertas de la embajada, y anunció que daría un punto de prensa en la semana, antes de partir de regreso a La Paz.

El presidente boliviano sólo asistirá a las audiencias del lunes y martes, en las que Bolivia dará a conocer sus argumentos. Eso sí, el gobierno boliviano permitió el ingreso a la reunión de un equipo de prensa de la presidencia y de un director canadiense, quien está realizando un documental de tres casos que lleva el abogado iraní Payam Askhavan.

Sin Evo

En la delegación oficial chilena se especuló durante esta jornada con la posibilidad de que el mandatario boliviano intervenga al inicio de los alegatos, con una breve alocución de tres a cuatro minutos. Morales no habla inglés ni francés, idiomas oficiales de la corte, por lo que si se concreta esta posibilidad, el tribunal deberá proveer un traductor oficial.

Para la defensa chilena, Evo Morales cometería un grave error si toma la palabra para remarcar la postura de La Paz con un mensaje emocional y político. El hecho, inusual en la corte, sería utilizado en los alegatos chilenos para reforzar los argumentos de que este es un caso que Bolivia ha politizado con otros fines, refiriéndose a los esfuerzos de Morales por su reelección indefinida. “Estamos preparados para todas las contingencias”, señaló el agente de Chile ante La Haya, Claudio Grossman, al ser consultado por los efectos que tendría una intervención de Morales.

Sin embargo, horas después, desde el equipo boliviano se descartó de plano una alocución de su mandatario y se atribuyeron a Chile los trascendidos.

El equipo chileno se reunió este sábado también en los salones del hotel Hilton, en La Haya, en dos ocasiones, para afinar los textos de los alegatos. La defensa, afirman fuentes de ese equipo, ha preparado documentos para diversos escenarios, según los énfasis que pongan los abogados en la jornada inicial.

Saben que Bolivia presentará su caso con toda la fuerza posible.

“Es nuestro examen histórico en el tema marítimo”, admitió el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, poco antes de viajar a La Haya, al referirse a la trascendencia que tiene el juicio que se ventila en La Haya, en la antesala de que se inicie hoy, a las 5 horas de Chile, la fase oral del litigio con la presentación del caso por parte del agente paceño Eduardo Rodríguez Veltzé.

Sin antecedentes nuevos

Desde 1975 que Bolivia y Chile no discuten sobre un acceso soberano al mar y desde entonces la relación bilateral ha pasado por altos y bajos, momentos de tensión y de acercamiento, pero ni aún en los momentos de proximidad Chile ha vuelto a plantear a su vecino alguna alternativa de solución que contemplara una salida con soberanía.

El solo hecho de que el máximo tribunal de justicia de las Naciones Unidas haya aceptado analizar y juzgar la demanda boliviana es un avance para la estrategia paceña y una derrota para la diplomacia chilena.

Hace meses que Rodríguez Veltzé, un experimentado abogado que fue presidente de la Corte Suprema y jefe de Estado en Bolivia, viene preparando la breve alocución inicial con la que abrirá los alegatos de su país.

En inglés, Rodríguez Veltzé insistirá en el objeto de la demanda, pidiendo a la corte que juzgue y sentencie que “Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia en orden a alcanzar un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso completamente soberano al océano Pacífico”. Luego, presentará a los abogados extranjeros que expondrán los argumentos que sostienen esa posición.

En el equipo de la defensa chilena anticipan que parte de los alegatos que se escucharán después de boca del español Antonio Remiro Breton y de la francesa Monique Chemillier-Gendreu, tendrá una alta dosis de elementos subjetivos. Serán ellos, al igual como ocurrió en 2015, durante el juicio oral por la objeción preliminar, quienes apelarán a factores emocionales y remarcarán el hecho de que Bolivia es un país pequeño y pobre, que ha perdido posibilidades de desarrollo por carecer de mar. En el abogado francés Mathias Forteau y el iraní Payam Akhavan, en tanto, recaerá la mayor parte de la argumentación jurídica de Bolivia.

Los abogados de Bolivia en sus alegatos también buscarán mostrar que Chile a lo largo de la historia no ha actuado de buena fe en los diferentes esfuerzos que se han realizado por encontrar una solución a la mediterraneidad de Bolivia.

Chile se ha preparado para eso, sostienen fuentes de Miraflores 222, donde funcionan las oficinas del equipo de la defensa. Al menos dos perfiles sicológicos de cada uno de los jueces que integran la corte fueron contratados para establecer con mayor precisión el impacto que podrían tener sobre los magistrados los distintos tipos de argumentos que se van a esgrimir.

En los alegatos no hay antecedentes nuevos. Todos los elementos y pruebas fueron presentados previamente en la fase escrita, en la memoria y réplica, por parte de Bolivia, y en la contramemoria y dúplica, por Chile. Cada uno de los textos -cuyo contenido se divulgará hoy- tienen aproximadamente 200 páginas. Lo diferente en esta etapa es el énfasis con que se usan ante estrados esos elementos para construir un relato histórico y jurídico coherente que convenza a los jueces.

Es Bolivia, como demandante, quien debe demostrar al tribunal que Chile adquirió una obligación jurídica de negociar una salida soberana al mar. Por eso, parte central de las presentaciones chilenas a partir del jueves 22 de marzo no sólo será refutar los antecedentes exhibidos por Bolivia y la forma en que los presenta a los jueces. También pondrá énfasis en que la parte demandante nunca ha podido determinar con exactitud el momento en que se origina esa supuesta obligación de negociar.

Hoy se espera la llegada a La Haya del canciller Roberto Ampuero, y ya está prevista una reunión a las 15 hora local con el equipo completo de abogados extranjeros que representará a Chile en este litigio.

Ampuero destaca neutralidad de España ante la demanda marítima de Bolivia

En la antesala de su partida a La Haya, el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, desmintió los dichos del canciller boliviano, Fernando Huanacuni, quien aseguró que su país contaba con el apoyo del Rey Felipe VI de España en la demanda marítima contra Chile.

Ampuero agradeció a la Cancillería de España que, por medio de un comunicado, declaró que el encuentro entre el Presidente boliviano, Evo Morales, y el monarca español se limitó a una reunión de trabajo y que si bien destacó la buena relación entre ambas naciones, “reiteraron la conocida posición de España de estricta neutralidad en esta cuestión”.

El canciller acusó a Bolivia de utilizar figuras políticas internacionales y de desvirtuar el tenor de las reuniones con otras naciones para plantear su demanda marítima al resto de los países, en contraste con la posición chilena que -según destacó- era “seria” y “acorde al derecho internacional”.

Ampuero liderará la delegación chilena que asiste a los alegatos orales por la demanda boliviana que se inician el lunes.

Seguir leyendo