Serie 13 Reasons Why genera debate por eventual efecto en suicidios

Imagen de la serie 13 Reasons Why.

La conducta suicida es multifactorial, dicen expertos, y no hay evidencia sobre el impacto de una serie.


En marzo de 2017, Netflix comenzó a emitir la serie 13 Reasons Why, que trata sobre una joven de 17 años que se suicida. De inmediato se comenzó a cuestionar el impacto de su trama en los adolescentes, porque aborda no solo el suicidio, sino también el bullying y el abuso.

¿Las series influencian el suicidio juvenil? “No hay evidencia al respecto”, dice Claudio Martínez, académico de la Facultad de Psicología de la U. Diego Portales.

La conducta suicida es multifactorial, agrega. “El caso a caso siempre ha sido la única manera de entender esa conducta, y la influencia de las series puede estar dentro de esos multifactores”.

Jorge Varela, docente e investigador de la Facultad de Psicología de la U. del Desarrollo, señala que es difícil hacer el nexo específico, porque no se consideran otras variables. “La exposición a violencia en sí tiene un efecto, pero también hay mecanismos mediadores; por ejemplo, si se han desarrollado creencias favorables a la violencia el efecto será mayor, o la presencia de rasgos depresivos”, advierte.

Por el contrario, la serie 13 Reasons Why puede ser un valioso instrumento para padres y colegios para analizar qué aspectos mostrados están presentes en esa comunidad. “La mejor manera de prevenir el suicidio no es culpando o demonizando internet o shows de TV, sino reflexionando acerca de sus propias características y comportamientos locales, no con el afán de buscar culpables, sino para promover espacios seguros para sus hijos”, dice Martínez.

Tomás Baade, director de Neurociencias de la U. Austral, dice que no todos los adolescentes que sufren de acoso toman la decisión de suicidarse. “Hay muchos adolescentes sometidos a bullying y ciberbullying, pero hay algunos que son más vulnerables”. Señala que los que no están bien emocionalmente, con un historial previo de maltrato familiar, experiencias de abuso físico, psicológico y sexual sistemático y que viven en un ambiente emocional poco acogedor, que pasan mucho tiempo solos, que han vivido experiencias traumáticas como separaciones de los padres mal llevadas, déficit atencional sin tratar que altera su autoestima, “todo eso aumenta su vulnerabilidad y lo deja más expuesto”, dice el especialista.

“La serie, por sí sola, no es la causa, pero puede gatillar la decisión. Genera una sensación de que un fenómeno de maltrato es suficiente para suicidarse, pero si eso fuera así tendríamos una tasa muy alta de suicidios”.

Dice que, como la serie, hay muchos gatillantes que pueden generar una conducta suicida, como el alcohol y las drogas, especialmente la marihuana. En la Región de Los Ríos, Baade lleva un registro de tres años con casos de suicidio adolescente y ha visto cómo se relaciona el consumo de marihuana con suicidio.

Otro gatillante en estos jóvenes vulnerables es la ruptura con la pareja, las peleas con los padres.

Seguir leyendo