El fondo de la rabieta de Bravo

El meta dijo que los malos resultados de las selecciones menores se debe al “amiguismo”. Robles y Caputto, técnicos de la Sub 20 y Sub 17, son conocidos de Salah. Luis Ahumada, jefe de las divisiones menores, trabajó con el timonel de la ANFP en Cobreloa. Whiteley, actual preparador de arqueros de la Roja, fue dirigido por él.


Uno de los dardos más filosos que le lanzó Claudio Bravo a Arturo Salah fue el siguiente: “Por algo las selecciones menores no funcionan. Por algo no vamos ni a las Olimpiadas ni a los Mundiales. Tenemos chicos buenos para la pelota, ágiles, con buenos saltos, pero algo pasa que el trabajo no funciona. Terminamos desperdiciando generaciones. Y es porque trabajan amigos de los amigos”. En otras palabras, el arquero acusó al presidente de la ANFP de privilegiar a sus conocidos por sobre profesionales con más experiencia y capacidades, ubicándolos en puestos importantes y trascendentales dentro de la federación.

El portero del Manchester City apuntó derechamente al Fútbol Joven. Precisamente, ese organigrama está encabezado en la actualidad por Luis Ahumada, como gerente de selecciones juveniles, quien coincidió con el timonel en Cobreloa.

Ambos se conocieron en esa época. Cuando Salah asumió la testera del fútbol chileno, en enero de 2016, una de sus primeras decisiones fue nombrarlo como nuevo jefe técnico de las selecciones menores, lo que ocurrió en abril de ese año. Ahumada llevaba trabajando más de 10 años en Audax Italiano, con buenos resultados, pero dejó el proyecto luego del llamado de Salah.

“Es importante que una de nuestras prioridades es el fomento del fútbol juvenil. Creemos que un trabajo serio, con objetivos claros como el que va a desarrollar Luis y su equipo, puede traer excelentes resultados”, aseguró el presidente de la ANFP durante la presentación de Ahumada, realizada en el complejo Fernando Riera, donde entrenan las divisiones menores.

En dicha ceremonia el titular de Quilín no presentó solamente a Ahumada, sino que también a Hernán Caputto y Andrés Robles, como los entrenadores de las selecciones chilenas Sub 17 y Sub 20, respectivamente. El primero no tenía experiencia dirigiendo en Primera División, mientras que el segundo tuvo un breve y negativo paso como DT en Santiago Wanderers. No obstante, con ambos adiestradores Salah tenía una relación muy cercana y fluida.

El argentino era el segundo arquero de Universidad de Chile, club al que había llegado en 2006, proveniente de Unión San Felipe. Al año siguiente Salah llegó como entrenador al club azul. Ahí nació la amistad.

Luego, en 2010, Salah firmó como nuevo técnico de Huachipato. Allí, en el cuadro acerero, el actual presidente de la ANFP se llevó a Caputto desde la U para que sea su segundo arquero. Después, tras su retiro de las canchas, Caputto se unió a su cuerpo técnico. En 2016, ya como máxima autoridad del fútbol nacional, lo nombró jefe de la Sub 17.

Si bien Caputto clasificó al Mundial de India de la categoría, el desempeño de la Rojita en la cita planetaria fue paupérrimo. La selección quedó eliminada en la fase de grupos, sumando apenas un punto y sin anotar ningún gol. Pese a la evidente mala campaña, continuó en su cargo.

Lo curioso es que Caputto fue técnico de la Sub 15 entre 2013 y 2015, fichado por Sergio Jadue. Sin embargo, el calerano lo destituyó, pero Salah lo recontrató al asumir la presidencia.

Con Robles la historia es similar. La Sub 20 dirigida por él fracasó rotundamente en el Sudamericano de Ecuador, el año pasado. Sin embargo, pese a la desastrosa actuación del equipo, el Choro continuó en su cargo, una decisión que no fue compartida por todo el directorio de Quilín.

La relación Salah-Robles comenzó en 2012, cuando el mandamás dirigió a Wanderers. Ahí, el ex seleccionador nombró al referente caturro como su ayudante de campo. Luego de varios años, ambos se juntaron nuevamente en la ANFP.

Bravo criticó el nivel de los preparadores de arqueros de la Roja en la era de Juan Antonio Pizzi. Uno de ellos es Álex Whiteley, quien continúa en el cargo, ahora con Reinaldo Rueda. Whiteley también tiene historia con Salah, ya que éste lo fichó mientras era el técnico de Cobreloa y Huachipato.

El ex meta estaba en la Sub 15, pero cuando asumió Salah automáticamente ascendió a la Roja adulta, pese a que Macanudo tenía a su propio preparador de arqueros: José Ovalle. Según Bravo, al ex DT de Chile le impusieron a Whiteley.

Fuera de la cancha

Otro caso es el de Vladen Canales. El ex arquero fue dirigido por Salah y hoy es jefe de gabinete en la ANFP, un puesto creado para él. El 2000 fue gerente del fútbol joven y coordinador del primer equipo de Cobreloa, justamente con Salah como DT. También fue jefe de gabinete de Chiledeportes entre 2001 y 2003, cuando Salah era el subsecretario. Según dirigentes de clubes presentes aquel día, Salah dejó entrever en el Consejo de Presidentes posterior al Caso Facturas que Canales fue uno de los responsables de que el pasaje de su señora desde Temuco a Santiago fuera pagado por la ANFP. El Consejo pidió cabezas para los culpables. Canales sigue en Quilín.

En su artillería contra la ANFP, Bravo también dijo que en Quilín “hace años se le paga a Simplicity 15 millones de pesos mensuales para tapar las cosas que suceden”. Esta agencia tuvo su primer contacto con Salah durante su campaña para comandar el fútbol chileno, la que articuló comunicacionalmente. Luego del triunfo, este grupo siguió asesorando la relación y estrategia comunicacional del directorio con la prensa, hasta el día de hoy, pese a que existe un gerente de comunicaciones (Jorge Nazar) y un grupo de profesionales a su cargo. Una de sus especialidades es el manejo de crisis.

Seguir leyendo