Rusia 2018

La batalla de la ropa

Ocho marcas vestirán a los 736 futbolistas del Mundial. Adidas gana la batalla de las más grandes. No todas las estrellas visten la misma empresa que su selección. La discordia publicitaria de la fiesta del fútbol.


Pocas horas quedan para que comience la fiesta grande. Los detalles, a esta altura, ya están resueltos y en Rusia solamente se espera el pitazo inicial. 32 selecciones, 32 camisetas y ocho marcas que vestirán a los 736 futbolistas que protagonizarán el Mundial.

Adidas (12) y Nike (10), las empresas más grandes y representativas en el fútbol, son quienes reúnen la mayor cantidad de países. La firma alemana, además, es patrocinadora de la Copa del Mundo y desde el balón a los árbitros, todos tendrán sus tres representativas líneas. Los jueces, eso sí, también serán apoyados por Hublot, que confeccionó el reloj que les avisará cuando el balón traspase la línea de gol y el tablero que utilizará el cuarto árbitro.

En cuanto a las camisetas, Rusia, Alemania, España, Argentina, México, Japón, Colombia, Bélgica, Egipto, Irán, Marruecos y Suecia vestirán de Adidas; Brasil, Portugal, Francia, Inglaterra, Corea del Sur, Croacia, Polonia, Arabia Saudita, Nigeria y Australia lo harán con Nike.

Otras marcas también estarán presentes. Aunque lejos del binomio más acaparador, la alemana Puma, fundada por Rudolf Dassler, hermano de Adolf, el creador de Adidas, es la tercera con más selecciones: Uruguay, Suiza, Serbia y Senegal.

New Balance vestirá a los centroamericanos de Costa Rica y Panamá, y los ingleses de Umbro lo harán con Perú. La empresa Uhlsport, también de origen alemán, es auspiciador de Túnez; Hummel en tanto, pese a que es de raíces teutonas, su sede en Dinamarca le da la cercanía para vestir a los daneses en Rusia. Islandia por su parte, lucirá a los italianos de Erreà.

Ahora, considerando la magnitud de un Mundial, que concentra las miradas durante un mes completo y donde, incluso, los segundos para hacer publicidad son escogidos minuciosamente, es que las marcas utilizan cada espacio para hacerse notar. Aunque en la camiseta lleven el logotipo de una empresa, el auspicio personal, el de cada jugador, puede ser otro.

Varias son las figuras que, por ejemplo, usan calzados Nike y juegan por selecciones Adidas. En España, los dos centrales que seguramente alineará Lopetegui, Sergio Ramos y Gerard Piqué, son auspiciados por la firma estadounidense, pese a que la Roja europea lleva la alemana. A ellos, se suma el volante Andrés Iniesta.

Eden Hazard, Thibaut Courtois y Kevin de Bruyne comparten la dualidad de los españoles. Los del Chelsea y el del Manchester City aparecen en las publicidades de Nike, pese a que en cancha lucirán de Adidas junto a Bélgica.

Brasil, el país cuyos jugadores hace algunos años protagonizaban las mejores publicidades de Nike, sigue vistiendo junto a ellos. Eso sí, uno de sus jugadores más renombrados, Marcelo, patea con zapatos Adidas.

En Francia ocurre algo similar, pues sus dos principales figuras se reparten lejos del Nike que visten los galos. Antoine Griezmann es auspiciado por Puma e incluso, ayer salió un comercial de esa marca que protagoniza (y su compatriota Olivier Giroud) promocionando la Copa del Mundo. Paul Pogba por su parte, usa calzados Adidas al igual que N’Golo Kanté.

Los delanteros de Uruguay tampoco visten de Puma, como su selección. Luis Suárez es uno de los mayores rostros de Adidas, mientras que Edinson Cavani hace lo propio en Nike.

En Croacia, Ivan Rakitić es Adidas; en Colombia, Falcao es Nike al igual que Paolo Guerrero en Perú. Ejemplos de la discordia publicitaria que se toma Rusia 2018.

Seguir leyendo