Brecha salarial de mujeres: El tema del 2018

Las mujeres, en promedio, ganan un 23% menos que los hombres en puestos similares. Una realidad que varios países están cambiando.


El golpe a la cátedra lo dio Islandia el 1 de enero de este año. Ese día entró en vigencia la ley que obliga a las empresas públicas y privadas, con más de 25 empleados, demostrar que hombres y mujeres, ante un cargo de la misma categoría, reciben igual sueldo. De no cumplir, las compañías quedarán expuestas a multas diarias en torno a los 400 euros. La idea es que a fines del 2018 todas las empresas con más de 250 empleados deberán tener su certificado al día, mientras que las más pequeñas tienen hasta el 2021 para ir ajustándose a la nueva legislación.

Islandia ha liderado los últimos nueve años el ranking del World Economic Forum como el país con menor brecha salarial entre hombres y mujeres del mundo. Pese a este logro, durante estos años las mujeres han seguido defendiendo su derecho a mayor imparcialidad. El 24 de octubre de 2016 protagonizaron una peculiar y viralizada protesta, dejaron sus puestos a las 14.38 en punto, a fin de trabajar un 14% menos de jornada que sus pares hombres, la diferencia exacta que existe entre sus sueldos promedio y el de ellos.

Lo hecho por Islandia suena pionero, sin embargo, el efecto dominó será casi instantáneo en los países desarrollados. Cinco días después de conocida la noticia de Islandia, comenzó a regir en Alemania la parte final la Ley para el Fomento de la Transparencia en las Estructuras Salariales, ya aprobada por el Parlamento en marzo del año pasado. En concreto, las empresas con más de 200 trabajadores deberán facilitar, a quien lo solicite, información sobre el sueldo de pares que se desempeñen en una función similar. No se revelarán sueldos concretos, pero sí la remuneración bruta de al menos cinco colegas del sexo opuesto. Además, las compañías con más de 500 empleados deberán examinar regularmente su estructura salarial, el cumplimiento de la paridad y entregarles accesibilidad a esta información a todos sus empleados. En Alemania, los hombres ganan, en promedio, un 21% más que las mujeres que se desempeñan en posiciones similares.

Inglaterra también está en esta misma senda. A partir de abril del 2018, las empresas de más de 250 empleados deberán informar públicamente la realidad de su brecha salarial y las medidas que implementarán para acortarla. Actualmente, los hombres ganan, en promedio, un 18% más que las mujeres en similares puestos. Se calcula que la medida impactará a unas nueve mil empresas y 15 millones de personas. Aunque en este caso no se aplicarán multas, el simple hecho de transparentar la realidad será lo suficientemente poderoso como para que las empresas se apliquen. Francia podría ser el país que sigue en esta nueva ola, pues aquí las mujeres también se han manifestado en contra, replicando las mismas protestas que efectuaron las islandesas.

En este contexto, Chile no queda nada de bien parado. A juicio de la Ocde, somos el quinto país con mayor brecha de género. En su último reporte concluyó que la diferencia en los ingresos mensuales entre hombres y mujeres en iguales posiciones es del 21,1%, mientras que el promedio del grupo de países que forman parte del organismo es del 14,3%.

A juicio de la ONU Mujeres, al planeta le tomarán 70 años llegar a cerrar la brecha salarial. Dada la relevancia que está adquiriendo este tema a nivel global, este será uno de los tópicos clave durante el “IV Foro Global de Empresas por la Igualdad de Género: El Futuro del Trabajo en la Agenda 2030”, que tendrá a Chile como sede los próximos 27 y 28 de febrero. Organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, en alianza con ONU Mujeres y la OIT, el evento tendrá también la participación de empresas locales privadas y públicas, entre ellas, Codelco, Scotiabank, Aguas Andinas, Enap, Enami, Laboratorios Bagó, Grupo CAP, BancoEstado, Essbío, Sodexo y Entel.

#Tags


Seguir leyendo