Ocde sugiere a Chile subir impuestos y gasto social, con foco en pensiones

El secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, con el próximo ministro de Hacienda, Felipe Larraín. Foto: Laura Campos

Organismo recomendó aumentar tributos ambientales, a la propiedad y a la renta de las personas. La entidad respaldó las reformas del actual gobierno y proyectó un crecimiento de 2,9% para este y el próximo año.

Un fuerte respaldo a la gestión del gobierno que ya termina realizó el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, durante la presentación del Estudio Económico Sobre Chile, instancia donde también aprovechó de explicar las recomendaciones de políticas públicas del organismo internacional para el futuro próximo del país.

Así, en presencia de varios ministros del gobierno, Gurría defendió el aumento del gasto fiscal -y el correlativo incremento de la deuda pública desde 2014- señalando que si bien generó “algún déficit fiscal”, de todas maneras “mantuvo el crecimiento positivo, en lugar de que se hubiera caído durante dos o tres o cuatro años”. Agregó que “Chile ha logrado manejar la crisis con más éxito que la mayoría de los países de América Latina (…) navegaron mejor, son mejores capitanes en la tormenta”, momento en que elogió también la política monetaria del Banco Central.

En esta línea, una de las recomendaciones de la Ocde apuntó precisamente a mantener e incluso aumentar el gasto público en los próximos años, indicando que si bien “el gasto social y en educación ha aumentado, la desigualdad permanece alta”. De hecho, tomando el promedio de desigualdad del conjunto de países que conforman la organización, Gurría afirmó que en Chile la brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre es 65% mayor.

En este contexto, el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, planteó que “cualquier lector imparcial -y aquí hay que tener un poquito de nobleza-, tendrá que reconocer que ellos, que son el club de los países más selectos del mundo, miran la realidad chilena, la comparan con la realidad internacional, y dicen que Chile navegó muy bien (…) por tanto no hay crítica alguna a la conducción macroeconómica, que fue la apropiada, tanto del Banco Central como del Ministerio de Hacienda”.

Más impuestos

Buscando reducir la dependencia de la recaudación fiscal del precio del cobre, el informe de estudios económicos recomendó “incrementar aún más los ingresos públicos procedentes de los impuestos ambientales, de los impuestos sobre la propiedad y de los impuestos a la renta de los individuos, para aumentar la equidad y estimular el crecimiento”.

En el caso del medio ambiente, la Ocde sugirió subir el impuesto a la emisión de carbono, además de ampliar los contribuyentes que queden afectos al mismo. Adicionalmente, planteó eliminar gradualmente el reembolso de los impuestos sobre el diésel del que disfrutan los vehículos pesados, y ampliar la cobertura del impuesto sobre los vehículos particulares a los vehículos comerciales”.

Respecto a la propiedad, indicó que “los ingresos procedentes de los impuestos sobre la propiedad se situaban entre los más bajos de la Ocde”, agregando que “las exenciones al impuesto sobre la vivienda y las donaciones por vivienda y deducciones de intereses hipotecarios también deberían eliminarse de manera progresiva”.

Finalmente, en materia de impuesto a la renta de los individuos, la Ocde apuntó que “casi el 76% de los contribuyentes están exentos y el tramo superior (tasa marginal de 35%) es aplicable únicamente a los individuos con rentas muy altas”, razón por la cual este impuesto en Chile “tiene una muy escasa capacidad redistributiva”. Así, recomendaron reducir las bandas sobre las que se grava este impuesto, que hoy recién empieza a recaudar desde los $ 623.470 de ingresos mensuales, subiendo progresivamente su carga hasta el 35% de la renta para los ingresos superiores.

Con todo, el mayor crecimiento económico también fue abordado por la Ocde en materia de recaudación, señalando que de concretarse reformas estructurales sobre el mercado del trabajo, el gasto en innovación y desarrollo, y mejoras en pensiones, entre otras, podrían llevar a incrementos del PIB de 5,2% en el largo plazo (1,2% del PIB de mayores ingresos).

Eso sí, puntualmente proyectaron un crecimiento de 2,9% en 2018, bajo la apuesta del mercado (3,1%) y de Hacienda (3%), diferencia que crece más para 2019, ya que la Ocde apuntó 2,9%, mientras que Hacienda proyectó 3,25% y el consenso de mercado 3,5%.

Pensiones

Un especial énfasis de gasto social para el sistema de pensiones fue la propuesta de la Ocde, señalando que “el sistema privado de pensiones no hace lo suficiente para reducir las desigualdades, y el envejecimiento de la población ejercerá una mayor presión sobre el gasto público”.

En este sentido, remarcaron que es necesario “aumentar las contribuciones para incrementar el ahorro de cara a la jubilación”, además de “seguir incrementando el pilar solidario financiado a través de la tributación general”, ambas propuestas en línea con la reforma que se tramita actualmente en el Congreso, y también eje de la propuesta del presidente electo, Sebastián Piñera, en su programa. Adicionalmente, la Ocde llamó a “incrementar progresivamente y unificar la edad de jubilación de mujeres y hombres”.

Esto último fue cuestionado por el ministro de Hacienda, quien explicó que Chile “no está preparado para eso”, explicando que “en los países de la Ocde la compartición de los trabajos domésticos entre hombre y mujer es muchísimo más elevada (…) mientras no solucionemos el problema del mayor desgaste de la mujer, no nos parece que culturalmente estemos preparados para igualar el nivel de los años de jubilación”.

En la misma línea, Jeannette Jara, subsecretaria de Previsión Social, sostuvo que más allá de la edad de jubilación inciden “diferencias salariales y barreras culturales que dificultan el acceso de la mujer al trabajo en iguales condiciones que los hombres”.

(Para ver en detalle la infografía, haz click aquí o en la imagen)

Seguir leyendo