*

Cultura
Compartida
Actualizado el 08/10/2015
Estás leyendo:Cruce de lenguajes: abre sus puertas la Bienal de Artes Mediales

Cruce de lenguajes: abre sus puertas la Bienal de Artes Mediales

Autor: Denisse Espinoza A.

Desde hoy y hasta el 25 de octubre, el Museo de Bellas Artes acoge el evento que reúne arte, ciencia y tecnología. Obras históricas en video de Eugenio Dittborn y Raúl Zurita se exhiben junto a piezas lúminicas y digitales de Benjamín Ossa y Daniel Cruz.

Cruce de lenguajes: abre sus puertas la Bienal de Artes Mediales

“Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámonos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra”, dijeron los hombres y Dios los castigó por su ambición, confundiendo para siempre sus lenguas y así no pudieran entenderse entre ellos. La fallida construcción de la Torre de Babel es uno de los relatos más conocidos de la Biblia y corresponde a la explicación cristiana de por qué existen diferentes idiomas en el mundo. En estos miles de años, la humanidad ha intentado superar este obstáculo usando a su favor la tecnología: desde la imprenta hasta internet, el mundo intenta día a día crear nuevos lenguajes de comunicación, donde también el arte y la creatividad son esenciales para ampliar las capacidades de relación humana.

“Hablar en lenguas” es justamente el lema de la nueva edición de la Bienal de Artes Mediales, que abre hoy sus puertas en el Museo de Bellas Artes y donde se reúne una veintena de obras que cruzan arte, ciencia y tecnologías. Además, se suman actividades, charlas, conciertos y proyecciones de obras en galería Macchina, el MAC y Galería Metropolitana.

 “Más que volver a una Torre de Babel donde todos hablen un mismo idioma, se trata de que  exista un espacio de comunión donde todos los lenguajes sean aceptados. Este mismo museo se había cerrado por años a los formatos digitales; sin embargo hoy están aquí y se reivindica el trabajo de muchos artistas nacionales”, dice Enrique Rivera, director del evento  financiado por el Consejo de la Cultura.

Por segundo año consecutivo, la bienal usa el edificio de Parque Forestal, y entra en diálogo con las obras de la colección del museo, a través de guiños como el de la intervención  en torno a la escultura El encantamiento de Rebeca Matte: desde hoy la mujer desnuda de mármol estará viendo una televisión donde se proyectan los videos del colectivo local Minimal Technology. 

Según Roberto Farriol, director del Bellas Artes, la institución necesita ampliar la mirada sobre el arte chileno: “Estamos potenciando el acervo y desarrollo de los llamados nuevos medios artísticos. Adquirimos gran parte de la obra en video del grupo C.A.D.A, además de piezas de Claudia Kemper y Sybil Brintup”, cuenta. Además, la Biblioteca Nacional de Francia donará al museo el archivo completo del Festival Franco Chileno de videoarte, que se realizó entre 1981 y 1990 y que fue la semilla que tras varios años dio paso a esta bienal.

Entre las muestras históricas destaca el video de Raúl Zurita, grabado por Juan Downey en 1982. Se trata de una acción realizada en los cielos de Nueva York, donde cinco aviones escribieron en español y con humo blanco el poema La vida nueva. Se exhiben cuatro videos hechos por el Premio Nacional Eugenio Dittborn en los 80, quien además monta una instalación a lo largo del hall con 417 ejemplares de su libro Vanitas. Y en una sala completa se exhibe Fuera de escala, el cruce del registro que en 2012 hizo la artista Catalina de la Cruz sobre las líneas de Nasca y la grabación hecha por Ronald Kay en 1971 a las instalaciones telefónicas en Alemania; los surcos se confunden y dialogan en ambos videos.

Entre los artistas más jóvenes destacan las obras de Benjamín Ossa, quien exhibe Dual, un objeto cilíndrico luminoso que hace interactuar a  dos personas en un espacio común; el Tríptico de Babel, un collage inspirado en el mito bíblico, de Mauricio Garrido; una instalación de Courtney Smith e Iván Navarro, quienes utilizan desechos encontrados en el ex aeropuerto de Cerrillos, hoy usado como set de filmación, y la obra interactiva de Daniel Cruz, quien a partir de un sistema robótico rastrea en tiempo real la palabra “ausencia” desde Twitter, para luego escribir al azar, en una gran pizarra de arena, las frases completas extraídas desde las redes sociales. El público podrá, entonces, twittear sus propias frases. “Las redes sociales nos acercan, pero paradójicamente provocan diversos escenarios de alienación, que muchas veces disponen una pérdida”, dice.

Entre las muestras internacionales destaca la selección del Japan Media Arts  Festival en la Sala Matta, donde se exhiben trabajos como el de Kubota Akihiro, quien en 2010 puso en órbita su propio satélite nano para crear obras de arte utilizando los datos recogidos desde el espacio, ejercicio que ahora aplicará en una residencia en el observatorio ALMA, en el norte de Chile.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital