*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 23/12/2017
Estás leyendo:Cuatro think tanks de EE.UU. juzgan la reforma tributaria de Trump

Cuatro think tanks de EE.UU. juzgan la reforma tributaria de Trump

Autor: Constanza Morales H.

Hay dos puntos de consenso: el déficit fiscal se disparará y esto no será suficiente para que el PIB crezca 3%. Los centros de estudio de ese país, discrepan sobre quiénes ganan con los cambios aprobados esta semana.

Cuatro think tanks de EE.UU. juzgan la reforma tributaria de Trump
Foto: FOX

BPC: una pesadilla para el SII

Cuando el equipo de la Casa Blanca presentó los lineamientos generales de la reforma en abril, aseguraron que uno de los objetivos era hacer el código tributario más simple. Para Steve Bell, asesor senior del Bipartisan Policy Center, dicha meta no se logrará.

“Esto no es simplificación, es una pesadilla para el Servicio de Impuestos Internos y el sueño de un contador”, declaró. El experto añadió que “no puedes hacer tu declaración en la parte de atrás de un sobre, como se prometió”.

A su juicio, los grandes ganadores son las empresas, “especialmente las basadas en Estados Unidos que tienen la mayor parte de sus ventas” en dicho país.
El ex funcionario del Senado no cree que las medidas sean un regalo de Navidad para la clase media, como afirmó Donald Trump. “Los asalariados de clase media obtienen cosas buenas y cosas malas del proyecto, pero finalmente son cosas malas, porque sus impuestos subirán después de cinco años”.

En cuanto al impacto económico, Bell anticipó que habrá un alza en el déficit en el corto plazo y que su efecto sobre el crecimiento probablemente será limitado. “Para lograr un crecimiento consistente del PIB real de 3%, necesitamos más inmigración, mejor educación y mejores relaciones empleo-habilidades”, acotó.

ITEP: gran regalo para ricos y firmas

Para Richard Phillips, analista senior de política del Institute on Taxation and Economic Policy (ITEP), la reforma “es fundamentalmente un gran regalo de Navidad para los ricos y las empresas”.

El análisis del centro liberal mostró que un 52% de los beneficios irá al 5% más rico en 2019. “Para hacer este punto incluso más claro, encontramos que los inversionistas foráneos recibirán una exención tributaria de US$ 48 mil millones en 2019, lo que es más grande que la exención que recibirá todo el 60% más bajo de estadounidenses en ese mismo año”, detalló el especialista.

A su juicio, “cualquiera que no sea rico será un perdedor significativo bajo este plan tributario”.

Si bien la estimación oficial del costo es de US$ 1,5 billón (millón de millones), Phillips acotó que esta cifra “esconde una serie de trucos presupuestarios” y no incluye los costos de interés de un mayor déficit. Al tomar en cuenta estos factores, la iniciativa “aumentará la deuda en más de US$ 2 billones en los próximos 10 años”.

El experto descartó que la reforma vaya a lograr una expansión de 3%. “Tenemos décadas de experiencia que muestran que los recortes tributarios para los ricos no tienen un impacto considerablemente positivo sobre el crecimiento”, manifestó.

Tax Foundation: no se pagaría sola

Una de las afirmaciones que el gobierno ha realizado durante todo el año es que los recortes tributarios se pagarán con mayor crecimiento, algo que ha sido refutado por diversos economistas, incluidos los alineados con los republicanos.

“Si bien vemos este proyecto como pro-crecimiento y útil para la economía de EE.UU., el plan tributario no se pagaría por sí mismo”, comentó John Buhl, vocero de la Tax Foundation, de tendencia conservadora.

La Fundación calcula que, en una base estática, la iniciativa reduciría los ingresos federales en US$ 1,47 billón en un plazo de 10 años. Al incorporar los nuevos ingresos generados por el mayor crecimiento, el costo en una década bajaría a US$ 448 mil millones.

Según sus estimaciones, la reforma elevaría el PIB a 10 años en 1,7%, es decir, 0,17% anual. Si se toman como referencia las proyecciones para el PIB de la Oficina Presupuestaria del Congreso y se añade el impulso esperado, la economía se expandiría 2,17% en 2018 y 2,16% en 2019, es decir, por debajo de la meta de la Casa Blanca de 3%.

Con todo, el análisis de la organización reveló que “todos los grupos de ingresos, incluyendo aquellos en la clase media, verían un aumento en sus ingresos después de impuestos”.

CBPP: clase media con más tributos

El progresista Center on Budget and Policy Priorities (CBPP) tiene una visión crítica del plan, ya que, a su juicio, los republicanos se enfocaron en “recortes permanentes en la tasa corporativa y otros recortes tributarios para las multinacionales, elevando los impuestos de los hogares de ingresos bajos y moderados para pagar” la reforma.

Chye-Ching Huang, subdirectora de política tributaria federal del Centro, precisó que, a fines de 2025, expira la mayoría de las disposiciones para los ingresos personales. “Cerca de 144,7 millones de hogares con ingresos menores a US$ 200 mil -o casi 83% de los hogares con ingresos de ese nivel- perderían o ganarían poco con el proyecto final”, detalló.

En contraste, la experta proyecta que un 61% de las familias millonarias continuaría recibiendo un recorte en 2027.

Según Joel Friedman, vicepresidente de política fiscal federal del CBPP, la iniciativa está llena de beneficios que expiran y de alzas tributarias postergadas.

“Si los legisladores en el futuro no dejan que estas provisiones entren en vigencia, como destacados republicanos dicen que prefieren, el costo del proyecto sería cerca de US$ 2,2 billones en la primera década”, es decir, casi un 50% más que la proyección oficial de US$ 1,5 billón.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital