*

Mundo
Compartida
Actualizado el 08/05/2017
Estás leyendo:Kellie Meiman, socia directora de McLarty Associates: “Trump ve la impredecibilidad como una ventaja estratégica”

Kellie Meiman, socia directora de McLarty Associates: “Trump ve la impredecibilidad como una ventaja estratégica”

Autor: Fernando Fuentes

En entrevista con La Tercera, Meiman dice que el 85% de los votantes de Trump aún lo apoya. Y ve “pocas” opciones para EE.UU. respecto a la crisis en Venezuela.

Kellie Meiman, socia directora de McLarty Associates: “Trump ve la impredecibilidad como una ventaja estratégica”

Graduada de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown, Kellie Meiman trabajó en el Departamento de Estado y luego en la Oficina de Representantes de Comercio de EE.UU., como directora para Brasil y el Cono Sur, donde fue la principal responsable de las negociaciones comerciales con Brasil, Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Actual socia directora de McLarty Associates, una influyente consultora con sede en Washington formada por ex diplomáticos especialistas en temas internacionales, Meiman dictó una conferencia en Santiago, invitada por Fundación Chilena del Pacífico, donde abordó la política exterior de Donald Trump y su efecto en el mundo, con particular foco en América Latina. En conversación con La Tercera, Meiman analizó la gestión del jefe de Estado republicano.

Tras cumplir sus primeros 100 días en la Casa Blanca, el propio Trump admitió que pensaba que ser Presidente “sería más fácil”. Hoy las encuestas lo ubican como el mandatario nuevo menos popular de EE.UU. ¿Cómo lo evalúa la base republicana?

En ese sentido diría que tiene dos bases: la base republicana y la base Trump, las cuales no son iguales. Las cifras muestran que el 85% de los votantes de Trump todavía lo está apoyando. Puede que las promesas aún no se hayan cumplido, pero parecen tener paciencia. En cuanto a la base tradicional republicana, creo que es obvio que existe una división bastante fuerte. Por un lado, existe un sector que está haciendo todo para intentar que Trump cumpla con su agenda. Pero hay otro grupo, integrado por John McCain, entre otros, que considera que la agenda de Trump no representa los valores de los republicanos. En ese sentido, diría que la situación es bastante compleja.

¿A qué asesores son los que Trump presta más atención?

Tenemos varios centros de poder. Sin duda, tenemos a su familia. Tiene también un grupo que personas que llamaría más internacionalistas, más globalistas, como (la embajadora en la ONU) Nikki Haley y (el secretario de Estado) Rex Tillerson. Y en el otro lado tiene un grupo que es más nacionalista, integrado por Steve Bannon y Peter Navarro, entre otros. También diría que Trump oye a sus partidarios, lo cual es muy importante para él. Si un 85% aún lo apoya, quiere decir que todavía funciona.

Varios analistas han criticado la impredecibilidad de Trump. ¿Cómo lo ve usted?

Trump lo ve como una ventaja estratégica. No es que él esté siendo inconsistente por accidente, sino que bajo su perspectiva considera que así no da ventajas. Lo que vamos a tener que ver es cómo la realidad de un mundo multipolar impacta o no esta perspectiva.

En materia comercial, Trump retiró a EE.UU. del TPP. Y en cuanto al Nafta, dijo que acabaría con este si no podía renegociarlo. ¿Qué seguridad pueden tener hoy los países que mantienen acuerdos comerciales con EE.UU.?

Acaba de salir una orden ejecutiva que ordena un período de revisión de 180 días de todos los TLC de EE.UU. y la membresía a la OMC, para poder analizar las ventajas y desventajas de cada uno. Yo diría que para un país como Chile, que realmente está muy lejos de las altísimas prioridades en comercio internacional que tiene Trump, no deberíamos ver, en mi opinión personal, mucho impacto. Incluso, el impacto sobre el Nafta o China podría crear oportunidades para Chile.

¿Usted ve futuro a un TPP sin EE.UU. y que eventualmente incluya a China?

No lo sé, eso depende de China, pero no veo un interés fuerte por su parte de entrar en un acuerdo tan ambicioso como el TPP.

A su juicio, ¿qué lugar ocupa América Latina dentro de las prioridades de Trump?

Pienso que América Latina no está muy arriba en las prioridades de la administración Trump, pero eso no es necesariamente negativo.

¿Ni siquiera Venezuela? Se lo pregunto porque algunos analistas, como Andrés Oppenheimer han criticado el “silencio” de Trump ante la crisis en ese país.

Estoy feliz que mencione a Venezuela, porque creo que sí entra en las prioridades. Hay preocupación en la Casa Blanca respecto a Venezuela y si revisa todos las llamadas telefónicas de Trump con los líderes de América Latina, en cada contacto Trump o (el Vicepresidente Mike) Pence levantan el tema de Venezuela. Yo diría que el esfuerzo que hicieron hace poco en la OEA para intentar censurar a Venezuela muestra que esto era una prioridad. Personalmente creo que la situación en el país va a empeorar más. Las opciones para Estados Unidos son muy pocas.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital