*

Tecnologías e innovación
Compartida
Actualizado el 30/11/2011
Estás leyendo:Los 6 mejores libros de Ciencia 2011

Los 6 mejores libros de Ciencia 2011

Autor: Ricardo Acevedo

Las obras de divulgación más destacadas del año fueron seleccionadas hace algunos días por la Real Sociedad de Gran Bretaña, la academia científica más antigua del mundo y que reúne algunos de los investigadores de mayor renombre.

Los 6 mejores libros de Ciencia 2011

LAS OLAS NOS ACOMPAÑAN
¿Sabía usted que el corazón funciona de modo similar a como hacen las olas? En un día, bombea un total de 100 mil veces para distribuir la sangre a todos los órganos del cuerpo. Y lo hace en oleadas sucesivas, tal y como hace el mar que observamos en la playa. Este ejemplo es uno de los que usa Gavian Preto-Pinney en The Wave Watcher Companion, ganador del premio al mejor libro de ciencia popular, que cada año entrega la Sociedad Real británica, la academia de ciencias más antigua del mundo. El autor explica cómo las perturbaciones en estas “oleadas” de origen eléctrico son las responsables de arritmias e infartos al corazón. Resulta impresionante cómo las olas están presente en todo lo que nos rodea, explica el libro: desde las dunas, hasta el ritmo del tráfico en las ciudades, pasando por la luz, los temblores y hasta la señal de wi-fi que usamos en el computador para conectarnos a internet.

EL COTIDIANO ELEMENTO
La palabra más larga en la lengua escrita tiene 1.185 letras y corresponde a la denominación para el elemento químico del llamado virus del mosaico del tabaco. De sólo ver esta palabra, que requiere varias líneas para ser escrita, resulta absurdo y parece una tomadura de pelo. Pero es real. En su libro The Disappearing Spoon, Sam Kean se adentra en el fascinante mundo de la tabla periódica y su sorprendente presencia en nuestra vida cotidiana, incluyendo datos curiosos, como el del virus del mosaico del tabaco. Otros antecedentes que nos revela el autor son la obsesión que tenía Isaac Newton con las propiedades sexuales del antimonio, que Mozart probablemente murió debido a que abusó de un medicamento que contenía un químico usado para bajar la fiebre en el pasado. Lo más interesante, dice la Real Sociedad, es que la historia de cada elemento está concatenada y da paso al siguiente elemento.

LA PARTICULA DE DIOS
Sus conceptos se cuentan entre los más difíciles de explicar al público común para la ciencia. Es que la física de partículas hace alusión a una suerte de puzzle, uno que no sólo se mantiene oculto a nuestros ojos bajo la sombra de un mundo microscópico, sino que se trata de un rompecabezas al que todavía le faltan piezas para que podamos entenderlo. Una de estas es la llamada partícula de Dios o boson de Higgs, que en teoría explicaría por qué algunos objetos tienen masa y otros no, como la luz. En su libro Massive: The Hunt for the God Particle, Ian Sample explora la búsqueda de esta elusiva partícula -que supuestamente estaría en todo el Universo-, partiendo en el año 1966 con las investigaciones de Peter Higgs, el científico que dio su nombre a la partícula de Dios. Hoy, en el Gran Colisionador de Hadrones, en Suiza, continúa experimentando para determinar si realmente existe el boson de Higgs.

EL RUDO FUTURO
En 1949, la revista Popular Mechanics, osadamente, aseguraba que en el futuro los computadores pesarían menos de 1.500 kilos. Seis décadas más tarde hablamos de su peso en gramos. Por eso resultaba tan arriesgada la apuesta de Jon Turney, al publicar su libro The Rough Guide to the Future, como el mismo autor reconoce. En su obra nos presenta un mundo fascinante, con escenarios donde la humanidad está conectada digitalmente por completo: gracias a la miniaturización de los chips, por ejemplo, todos cuentan con implantes para comunicarse con sólo pensarlo a través de las redes virtuales. El fin de los teléfonos. En otro capítulo, analiza el escenario de la inmortalidad del hombre, que sería conseguida gracias a la capacidad de descargar todo el contenido del cerebro de una persona en un ambiente virtual, creando una gran “matrix”, donde pueden vivir todos lo seres humanos tras la muerte.

EL COLOR DE LA PALABRA
Para los griegos y otras civilizaciones del mundo antiguo, el color azul simplemente no existía. No tenían una palabra para describir esa tonalidad. Se referían a este color con palabras que implicaban derivación del negro o del verde. Así lo explica el escritor Guy Deutscher, en su libro Through the Language Glass: How Words Colour Your World. Se trata de una pieza maestra de ciencia popular que, según explica la Real Sociedad británica, se adentra de manera magistral en nuestro entendimiento del lenguaje y la cultura y en cómo el uso de la palabra configura nuestra percepción del mundo que nos rodea. El mundo de los colores, dice Deutscher, emerge en todas las lenguas en el siguiente orden: primero el negro y el blanco, luego el rojo, el amarillo y, finalmente, el azul. El rojo es primero por ser el de la sangre, el verde y amarillo, de la vegetación. El azul es el último porque, salvo el cielo, pocas cosas en la naturaleza tienen ese color, dice el autor.

DIVERTIDAS MATEMATICAS
Que son difíciles, que sólo los que tienen aptitudes son buenos para resolver sus ejercicios, que son aburridas, que los hombres tienen más aptitudes. Las matemáticas son, probablemente, una de las materias más controvertidas y detestadas por alumnos en todo el mundo, pero la culpa es de los textos que las explican, asegura Alex Bellos en su libro Alex Adventure in Numberland. En lugar de presentar áridas ecuaciones, este texto se adentra en las matemáticas a través de historias que explican diversos conceptos, como el cero, el único elemento válido para una tribu amazónica que carece de toda noción de enumeración en su vocabulario: sólo poseen palabras para explicar que les falta algo. También se adentra en la geometría como si hablara de farándula, explicando teoremas matizados con el culto que se le rendía a Pitágoras en la antigua Grecia. Porque la matemática está presente en todo, dice el autor.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital