*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 04/11/2017
Estás leyendo:Profesionales universitarios desempleados aumentan más de 60% en 4 años

Profesionales universitarios desempleados aumentan más de 60% en 4 años

Autor: Víctor Petersen Z.

Según el INE, mientras en julio-septiembre de 2013 los desocupados con ese nivel educacional sumaban 76.120 personas, actualmente superan los 122 mil.

Profesionales universitarios desempleados aumentan más de 60% en 4 años
Foto: Andrés Pérez

A pesar de que la tasa de desempleo en Chile, hoy en 6,7%, ha demostrado ser el indicador macroeconómico más resiliente al debilitamiento de la actividad en los últimos años, los expertos han insistido en que -de todas formas- hay un deterioro en la composición del mercado laboral, marcado principalmente por el fuerte aumento de los trabajos por cuenta propia por sobre los empleos asalariados.

Sin embargo, otra secuela del empeoramiento del mercado laboral se evidencia en las evolución de la desocupación por distintos niveles de educación, escenario en el que quienes han sido más perjudicados son aquellos que cuentan con un título universitario.

Así lo revelan las cifras desagregadas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Mientras hace exactos cuatro años los profesionales universitarios cesantes llegaban a las 76.120 personas (trimestre julio-septiembre de 2013), en el último boletín del ente estadístico para igual período de este año, la cifra llegó a los 122.550 personas, es decir un alza de 61% en cuatro ejercicios.
Aunque las personas desocupadas que cuentan con un título técnico también han aumentado en una magnitud significativa (57,3%) en igual período, la tendencia es más favorable respecto a los profesionales, ya que en el último año incluso registran una disminución en número de desempleados, desde las 101.370 a 94.250 personas según el último informe.

Demanda no es suficiente

En este sentido, cabe destacar que si bien la ocupación entre los profesionales con título universitario también ha registrado un aumento durante los últimos cuatro años de poco más de 250 mil personas (un alza de 17%), es precisamente por esta razón que los expertos argumentan que el fuerte incremento registrado por los universitarios cesantes se debe al aumento de la oferta laboral -dada el alza en el acceso a la educación terciaria- que no tiene un correlato similar a nivel de demanda, debido al bajo crecimiento de la economía.

“Esto es el resultado del alto acceso a educación terciaria que hoy lleva a aumentar mucho la oferta. Y el lento crecimiento del PIB impide que se creen todos los empleos necesarios para absorber esa oferta”, explica Rodrigo Cerda, director alterno de Clapes-UC.

Cerda sostiene que “incluso si uno mira las personas que tienen entre 15 y 21 años de estudios, ocurre que en los últimos 12 meses este grupo aumentó en 321.400 personas, y la ocupación de ese grupo también avanzó bastante (220.700) lo que incluye una creación de 98.499 empleos asalariados privados. ¿Qué quiere decir esto? Que la potencial oferta laboral de este grupo de edad está creciendo muy rápido y la expansión de la demanda por parte de más empresas no alcanza para todos”, precisa.

En tanto, otros economistas también apuntan a que el aumento de los puestos de trabajo en cuenta propia, en contraste con la destrucción de plazas de asalariados, también ha impactado en este grupo.

“Lo que hoy crea empleo es el asalariado público y el que está perdiendo es el asalariado privado, justamente donde hay más universitarios”, señala Carolina Grünwald, economista senior de LyD, quien añade que “los titulados universitarios al final son los que están perdiendo las pegas porque como las empresas están con la incertidumbre, no están contratando gente y abaratan su gestión. Y como los profesionales son más caros son los más afectados”.

Coincide Erik Haindl, decano de la Facultad de Negocios de la U. Gabriela Mistral, quien recuerda que “de los 180 mil personas aproximadamente en que aumentaron los ocupados en los últimos 12 meses, solo 40 mil son asalariados, categoría en la cual en su gran mayoría son profesionales universitarios que van hacia puestos con contrato, y lo que ha aumentado fuertemente es el cuenta propia, por lo que es lógico que en ese sentido sean más los oficios, como estudios de gasfitería o computación, los que puedan montar más fácil un negocio propio”.

Asimismo, Manuel Agosin, decano de la FEN de la U. de Chile, sostiene que este fenómeno “se debe al hecho de que la economía real ha estado muy débil, en particular el sector manufacturero, que ha venido decreciendo, lo que ha hecho que la demanda por ingenieros, entre otros, no esté boyante”.

lt04-desempleo

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital