*

Mundo
Compartida
Actualizado el 09/12/2009
Estás leyendo:¿Una forma más humana de ejecutar?

¿Una forma más humana de ejecutar?

Expertos debaten si la nueva inyección letal probada ayer con un condenado en EE.UU. es una forma más humana de ejecución.

Kenneth Biros, condenado por asesinato en Ohio, Estados Unidos, se convirtió en la primera persona que es ejecutada con una nueva forma de inyección letal.

Fue la primera vez que se utilizó una inyección de un solo compuesto químico en lugar de la combinación de tres que se utiliza normalmente.

Las autoridades del estado decidieron revisar sus procedimientos de ejecución después de un intento fallido en septiembre pasado.

En esa ocasión, los verdugos trataron durante horas de encontrar una vena adecuada para la inyección, y lo intentaron 18 veces repetidamente topándose con hueso o músculo en lugar de venas.

El nuevo régimen utiliza una sola dosis de pentotal sódico que, si falla, permite la inyección de otro compuesto directamente en los músculos y no en las venas.

<p>Según Ohio, el nuevo procedimiento pondrá fin a las demandas legales que ha enfrentado el estado en el pasado porque supuestamente el antiguo sistema de tres inyecciones podía causar dolor severo al condenado.

“No hubo ningún problema en lo que mi equipo llevó a cabo hoy” afirmó tras la ejecución Terry Collins, Director de Prisiones de Ohio.

“Llevaron a cabo un procedimiento admirable, tal como yo lo esperaba. De manera que, por favor, no sigamos diciendo que hubo problemas para aplicar la ley en este estado y en esta ejecución en particular. Ningún problema en absoluto” expresó el funcionario.

Pero aunque algunos expertos y abogados afirman que la dosis única no causa dolor, otros científicos argumentan que el nuevo método toma más tiempo y puede ser más inhumano que el anterior.

“El proceso requiere colocar un catéter directamente en la vena” explicó a la BBC el doctor Jonathan Groener, cirujano y experto en inyecciones letales basado en Ohio.

“Previamente se administraban tres inyecciones: un anestésico, un agente paralizador muscular y una dosis de cloruro de potasio que supuestamente debe provocar un paro cardíaco”.

“En esta ocasión sólo administraron una dosis masiva de pentotal sódico, que es un agente anestésico de acción superrápida. Algo que nunca antes había sido llevado a cabo” afirma el experto.

¿MAS HUMANO?
El origen de las inyecciones letales se remonta a 1977 en Oklahoma, Estados Unidos.

El fármaco fue creado por un médico forense cuyo objetivo era encontrar una alternativa más humana a la silla eléctrica.

Con ayuda de expertos anestesiólogos , el médico diseñó la combinación triple que creía podría producir una muerte relativamente libre de dolor causada por paro cardíaco y respiratorio.

El actual protocolo de Estados Unidos, que se utiliza en 34 de los 36 estados que cuentan con pena de muerte, todavía utiliza la combinación triple.

Y desde el 1 de enero de 2009, en todo Estados Unidos se ha a ejecutado a 50 personas con inyección letal .

Pero tal como señalan los expertos, aún cuando es suministrada por verdugos experimentados, la experiencia demuestra que ese régimen no siempre funciona de forma tan eficiente como se desea. Y tampoco se cree que el nuevo método sea mejor.

“Se cree que con el antiguo protocolo la muerte se debía al paro cardíaco causado por el cloruro de potasio. Con el nuevo protocolo creemos que ocurre una crisis cardíaca o que el individuo se sofoca debido a un coma profundo que no le permite respirar”.

El experto cree que, más que los fármacos, el problema con las inyecciones letales es la forma como se administran.

Investigaciones pasadas que han analizado los datos de ejecuciones y llevado a cabo pruebas de laboratorio afirman que las dosis que suministran podrían ser incorrectas.

Según el doctor Groener, “en tres de las siete ejecuciones llevadas a cabo antes de la ayer hubo problemas terribles con la colocación del catéter intravenoso”.

“En un caso, el condenado incluso se paró de la cama diciéndoles a los verdugos: “no funciona, no funciona”. Y llevaban tanto tiempo tratando de encontrar la vena que incluso el individuo tuvo permiso de ir al baño y regresar para seguir siendo ejecutado”.

MUERTE LENTA
El doctor Groener no cree que el nuevo protocolo sea una forma más humana de ejecutar a un ser humano.

Aunque la dosis masiva de pentotal sódico puede matar a cualquiera, y quizás es una muerte pacífica, puede tomar mucho tiempo porque no se utilizan agentes que provocan paro cardíaco.

Pero además, dice, están los posibles problemas que se enfrentan para encontrar una vena.

“No es solamente el hecho de no encontrar la vena, también está el problema de agujas rotas dentro de la piel, o picaduras de nervios que son muy dolorosas” afirma el cirujano.

“La inyección letal es un procedimiento muy complicado. Estoy de acuerdo en que la pena de muerte es actualmente la ley en varios estados pero ciertamente debe haber métodos que no requieran esta “tortura con agujas” o métodos que no necesiten la participación de expertos médicos”.

“Si comparamos la inyección letal al pelotón de fusilamiento, los registros históricos nos dirán que éste último nunca falla y que el individuo muere en segundos por varios tiros directamente en el corazón”.

“Así que debe haber otro método igualmente efectivo”, expresa el médico.

La electrocución en silla eléctrica sigue siendo una forma opcional de ejecución en algunos estados del país, como Florida, Illinois, Oklahoma y Alabama, pero los condenados pueden elegir la inyección letal como método alternativo.

La última persona ejecutada en silla eléctrica fue Larry Bill Elliot, el 17 de noviembre de 2009 en Virginia, quien eligió este método.

Es poco probable que la pena de muerte sea abolida en Estados Unidos, donde hasta enero de 2009 han sido condenados 3.297 individuos que viven en los llamados corredores de la muerte, principalmente en los estados de California, Florida y Texas.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital