La trastienda de la conversación de Bruno Villalobos con los carabineros pasados a retiro: “Confío en ustedes”

Bruno Villalobos. Foto: Agenciauno

Como deferencia al lazo que lo unía con cada uno, el general director decidió reunirse personalmente con ellos, por separado.


El celular del general Marcelo Teuber sonó varias veces. Al otro lado de la línea, una voz le pedía estar en la Escuela de Carabineros, puntual. Allá lo esperaba el general director, Bruno Villalobos.

A esa hora, del jueves 15, la máxima autoridad de la policía uniformada ya había tomado una determinación. Sin esperar el término del sumario encargado al subdirector Julio Pineda, Villalobos llamaría a retiro a todos los oficiales de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UOIE) de Temuco cuestionados en la Operación Huracán.

Un día antes de que esto ocurriera, el gobierno había decidido querellarse por el caso que involucra a Teuber -quien ya ha declarado como imputado ante la fiscalía- por ser el jefe de la unidad de inteligencia que realizó las pericias que dieron origen al cuestionado operativo y cuyos resultados hoy son blanco de acusaciones por presunta manipulación.

Cercanos a Villalobos sostienen que la decisión no fue fácil, ya que ha mantenido por años una relación de amistad con el general Teuber y, además, se reconoce cercano al mayor Patricio Marín y el capitán Leonardo Osses.

Como deferencia al lazo que lo unía con cada uno, el general director decidió reunirse personalmente con ellos, por separado. Lo primero que hizo fue preguntarles por el rol que cada uno tuvo en la indagatoria. Si en algo pudiera existir una anomalía, advirtió Villalobos, ese era el momento de hablar. Cada uno a su turno negó haber manipulado pruebas, asegurándole que lo probarán ante tribunales. Es más. Los oficiales le aseguraron que los comuneros estaban tras los ataques y que la fiscalía siempre supo lo que estaba pasando y monitoreó cada diligencia.

Villalobos entonces les habría señalado: “Confío en ustedes”.

Fuentes policiales aseguran que el general director les creyó, pero pesó más la necesidad de entregar señales de acción a la opinión pública. Por ese motivo decidió llamarlos a retiro y no darles la baja, pues en el caso de que “la verdad judicial” establezca que son inocentes, al menos Osses y Marín podrían pedir ser reintegrados a sus funciones como carabineros.

“Si existe o no un margen de integración de las personas desvinculadas, ellos tienen todas las instancias para apelar a las medidas administrativas”, dijo Villalobos a Reportajes.

La situación de Teuber es distinta. A fines del año 2017, el entonces coronel y jefe operativo de la UOIE de Temuco planeaba su retiro cuando le tocó liderar las pesquisas tras el alzamiento de evidencia que se hizo a través de la Ley de Inteligencia que se usó en la Operación Huracán. Tres meses después, el 18 de diciembre, fue ascendido a general y sus planes de dejar la institución se postergaron, pero sólo por un par de meses. El 29 de diciembre se hizo una ceremonia en la que el alto oficial recibía el mando de la jefatura de la zona especializada que abarca la provincia de Arauco, en la Región del Biobío, y toda La Araucanía. Este jueves 15 se selló su salida de la institución.

En la zona, Teuber es conocido por ser una persona de carácter fuerte y también se reconoce cercano al general director. La noche del jueves, tras ser llamado a retiro, un equipo de prensa de Ahoranoticias intentó hablar con él y sólo se remitió a respetar las declaraciones del general director y su decisión.

Villalobos les ha señalado a sus cercanos que a diferencia de lo que ocurrió en el fraude institucional, donde rápidamente se formó la convicción de que había uniformados involucrados y que era preciso tomar medidas drásticas, en este caso estima que sus hombres estaban haciendo su trabajo. Sin embargo, durante la última semana ha revisado personalmente los informes cuestionados por la fiscalía y la serie de diligencias que quedaron pendientes de concretar. Además, ha sostenido conversaciones con el general Julio Pineda y la conclusión es que están frente a un punto ciego en la investigación del Ministerio Público y que nadie conoce lo suficiente al “profesor” como para garantizar, sin duda alguna, que su programa opera como él lo describe.

A diferencia de Teuber, Osses y Marín, el trato con el civil Álex Smith fue distinto. Así lo sintió el propio ingeniero, quien contactado por Reportajes un par de horas luego de que revocaran su contrato con la institución aseguró: “Aquí estamos…, medio complicado, pero con la frente en alto”.

Smith confirmó que Villalobos, poco antes de la conferencia que dio en la Escuela de Carabineros, le dijo que esto era transitorio, mientras el proceso judicial estuviera vigente.

¿O sea que una vez resuelta la causa judicial podría reintegrarse?

Sí.

¿Qué va a hacer ahora?

Voy a buscar pega. Siempre, si se cierra una puerta… hay otra.

¿Va a buscar trabajo en Temuco?

No sé todavía. Me voy a tomar unos días.

¿Qué va a pasar con lo del FBI, va a viajar a Miami?

Lo voy a hacer en forma particular.

¿Ya tiene comprados los pasajes?

No, pero voy a contactar al FBI.

¿Lo va a contactar usted?

Sí, tengo los emails y todo.

¿Qué les va a plantear?

Si están interesados en validar los códigos, del software, de la aplicación.

¿Esperaba que Carabineros lo desvinculara?

Me tomó por sorpresa. He respaldado a la institución, uno siente que es una linda institución. Sigo admirando a Carabineros.

Seguir leyendo